Liberaron al policía que baleo a un joven en Villa Albertina y perdió un ojo

El Juzgado de Garantías 5° de Lomas de Zamora le otorgó la excarcelación a Daniel David Antonio, un policía que le disparó a un joven en un allanamiento erróneo en Villa Albertina y como consecuencia perdió un ojo. Según la jueza Marisa Salvo no hay pruebas suficientes para denegar su liberación. 

Luego del pedido de excarcelación del imputado, la familia esperaba que se denegara. Es por eso que repudiaron fuertemente la decisión judicial y esperan que se revierta esta decisión mientras los organismos de derechos humanos se hagan presentes. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Antonio Eduardo Gómez, abogado de la familia, aseguró: “Lamentablemente son muy tristes los argumentos y no esperábamos que fuera liberado. Estábamos convencidos de que no se puede avalar el accionar de una institución que comete el error de hacer un allanamiento equivocado”. 

Además de disponer la excarcelación, desde el Juzgado modificaron la calificación legal de tentativa a homicidio a lesiones graves. En este sentido, Gómez opinó que “no se excarcela tan fácil a una persona por lesiones graves” y que “no establece en los argumentos el motivo por el que una lesión grave es excarcelable”. 

Según lo relatado, se cambió la calificación legal porque se considera que la fiscalía no probó el elemento doloso, es decir que el policía no tuvo intención de matar. Entre los argumentos se especificó que el simple hecho de que la institución policial utilice postas de goma da lugar a que no existe intencionalidad dolosa. 

Al respecto, Gómez apuntó que es “una visión muy particular”. “Estamos partiendo de la base de que es un gatillo fácil porque tienen una sensibilidad para mover el dedo pulgar de una manera increíble y no debería ser así”, manifestó el letrado. 

Ante esta decisión, el letrado espera apelar la medida y que no sea una decisión definitiva. “No tengo dudas de que se va a poder revertir, vamos a hacer hincapié de que se agreguen las comisiones de derechos humanos en esta cruzada contra los abusos de la policía”, afirmó Gómez.

La familia de Ignacio espera que el Estado pueda continuar con la asistencia psicológica debido a que se suspendió y que se mejore la pensión de 1700 pesos por los tratamientos que tendrá que hacer Ignacio.

El ataque ocurrió a mediados de junio cuando un grupo de policías allanó una vivienda ubicada en Villa Albertina, pero era una dirección equivocada. En el marco de la investigación por unos objetos robados en una escuela de Villa Centenario, los efectivos policiales ingresaron al domicilio, en donde se encontraba Ignacio. El joven recibió varios disparos de balas de goma, lo que produjo la pérdida de su vista en el ojo derecho.