Portada » La personalidad de la víctima y el móvil del robo, ejes del juicio oral por el crimen del diácono de Temperley

La personalidad de la víctima y el móvil del robo, ejes del juicio oral por el crimen del diácono de Temperley

Compartir la nota

Durante la primera semana del juicio oral por el crimen del diácono Guillermo Luquin (52), asesinado en 2019 en su casa de Villa Galicia, en Temperley, declararon vecinos y amigos del fallecido y peritos. Para esta semana se prevé la declaración de uno de los acusados y el alegato de las partes.

Este miércoles dos vecinos, un amigo y la empleada doméstica del diácono asesinado, fueron coincidentes en señalar que era “un referente de la comunidad” por sus actividades en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen y un hombre dedicado a su trabajo en el Banco Provincia. Además, aseguraron que “nunca” lo vieron con actitudes violentas.

“En el barrio todos quedamos sorprendidos porque nadie vio ni escuchó nada”, explicó uno de los vecinos de Luquin.

Por el hecho están acusados Roberto Javier Céspedes (22) y Leonel Iván Martínez (23). Ambos están imputados por el delito de “homicidio en concurso real con robo agravado”. El juicio oral y público se desarrolla en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora.

La fiscal del caso Viviana Giorgi indagó también sobre la sexualidad y la vida social de Luquin y los testigos afirmaron que «nunca comentaba nada sobre su vida privada».

Aurelia, la empleada doméstica de la víctima, relató que lo vio dos días antes del hecho, y a una pregunta de la fiscal Giorgi sobre cómo había dejado la casa, la mujer recordó que la “vitrina estaba completa y con llave”. En el inicio del juicio, el hermano y el sobrino de la víctima aseguraron que desapareció del lugar unas vajillas de valor que estaban en un mueble.

José, un amigo del diácono que ese domingo llamó preocupado porque no había ido a la iglesia, contó que alertado por la situación se acercó a la vivienda ubicada en Bombero Ariño 829, de Temperley.

“Vi dos vasos y una botella de gaseosa apoyada en una mesa del comedor, cosa que Guillermo no hacía porque generalmente recibía gente en la cocina. El cajón de los cubiertos abiertos, eso no era habitual, él era sumamente ordenado”, describió y agregó: “Noté que en la vitrina faltaban algunas cosas”.

Finalmente declaró un criminalista de Lomas de Zamora que describió lo que se encontró en la escena. Entre otras cosas, se refirió a las heridas sufridas por la víctima cuyo su cuerpo fue encontrado desnudo y envuelto en sábanas al costado de la cama, donde se halló una gran mancha de sangre a la altura del cabezal y un velador roto.

El perito explicó que se realizó peritajes sobre el cuchillo de cocina secuestrado junto al cuerpo y unas huellas dactilares que los expertos en rastros lograron levantar de distintas superficies y objetos.

Además, afirmó que se encontraron “signos” de que hubo una búsqueda y elementos violentados. “Llamó la atención el cajón de utensilios de la cocina abierto y el velador de la habitación deformado con signos de golpes”, indicó. También mencionó que entre el hueco del colchón y la cabecera de la cama se encontró un cortafierro.

El jueves 13 continúa la audiencia con la declaración de los últimos testigos y la defensa de Roberto Javier Céspedes (22) adelantó que el acusado declarará ese día.


Compartir la nota

Desde 2013 informándote sobre todo lo referido al conurbano bonaerense.

 

Siempre la más variada y mejor información.

Últimas noticias

Más leídas de la semana

@2022 – Todos los derechos reservados por Diario Conurbano Prohibida cualquier reproducción total o parcial.