Medirán el dióxido de carbono en las aulas para saber si hay buena ventilación

El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires anunció que implementará el Plan “Buenos Aires en las escuelas”, a través de la cual se distribuirán 33 mil dispositivos medidores de dióxido de carbono (CO2) a las más de 11 mil escuelas de gestión estatal. El objetivo es determinar que exista correcta ventilación en las aulas en el regreso a la semi presencialidad escolar decretada para el miércoles próximo.

En un comunicado de prensa, la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense anunció que los medidores de dióxido de carbono apuntan a poder “regular el nivel de apertura de las puertas y ventanas necesario para una adecuada ventilación que mitigue el riesgo de contagio y aporte la mayor comodidad térmica posible en el contexto de bajas temperaturas”.

Además, el Gobierno desarrolló una “actualización de los protocolos de ventilación con las mejores prácticas internacionales y la formulación de materiales educativos para trabajar con las y los estudiantes en el aula”. La inversión en este programa asciende a $622 millones.

También se extenderá el Plan de vigilancia epidemiológica activa en las escuelas, a través del cual los equipos de salud realizarán testeos muestrales aleatorios a docentes y auxiliares para la detección de casos asintomáticos.

Durante el lunes y el martes se reorganizarán las actividades educativas y comenzarán a convocar desde el miércoles en forma progresiva a sus estudiantes. Esto se aplicará a todos los municipios del Conurbano bonaerense.

La vuelta a la presencialidad cuidada se da con el estricto cumplimiento de las medidas establecidas en el Plan Jurisdiccional con el que se inició el presente año lectivo: el uso correcto de tapaboca en todo momento, los agrupamientos de estudiantes para respetar el  distanciamiento requerido, los ingresos y egresos escalonados para evitar la concentración de personas y la alternancia de clases presenciales y no presenciales.