En el Gandulfo bajó un 30% la ocupación de camas de terapia intensiva por Covid

Con el incremento del ritmo de vacunación y las medidas de cuidado, el Hospital Gandulfo redujo a 30% la ocupación de camas por coronavirus en Unidad de Terapia Intensiva (UTI) y solo hay cuatro pacientes ingresados por covid en esta área. El descenso sostenido de casos se reflejó en las internaciones. Los pacientes, en tanto, no presentan cuadros de tanta gravedad como antes.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Victor Pebe, infectólogo pediatra del Hospital, explicó: “Es impresionante cómo mejoró en Lomas con el descenso de casos, se aumentó la velocidad de vacunación y eso se ve reflejado en los números de internaciones”. 

Según lo informado, el número de internaciones bajó drásticamente: De los 62 pacientes internados en general, 12 son por covid-19, es decir un 12%. En el mismo sentido, en UTI hay un total de 10 pacientes internados de los cuales cuatro son por covid. 

“Antes de que se acelerara el ritmo de vacunación, la situación era crítica porque llegamos a tener 85 pacientes con covid y teníamos la totalidad de las camas ocupadas. De 14 camas disponibles en UTI teníamos 12 pacientes con covid”, relató Pebe. 

Durante estos últimos dos meses, varios centros de salud registraron que la edad media de internación bajó a 49 años y muchos de ellos tienen comorbilidades. Esto indicó que la vacunación de las personas mayores redujo los cuadros de gravedad cuando había contagios. 

Desde el Gandulfo advirtieron que los casos en pacientes vacunados que están internados “son más leves” y en su mayoría registraron un descenso en la edad de los que son hospitalizados. 

A su vez, Pebe afirmó que “el virus dejará de circular cuando la población esté inmunizada” y consideró que hay que concentrar los esfuerzos en disminuir la circulación del virus “para evitar nuevas variantes”. 

“Las nuevas variantes generan que la efectividad de las vacunas no sean las mismas que con la variante original. La vacuna le hace frente a las internaciones pero no hay que relajarnos en las medidas”, aseveró. 

En esta línea, el médico destacó que los trabajadores y trabajadoras de la salud “se ven más tranquilos”, pudieron tomarse vacaciones de dos semanas adeudadas luego de más de 500 días de pandemia y resaltó que trabajan con menos cansancio acumulado.