Dolor en Santa Marta por el asesinato de Pastelito: “Él te miraba, te sonreía y te trasmitía una luz”

Matías Castillo, conocido como “Pastelito”, tenía 14 años, vivía con su abuela y sus hermanos y era huérfano de madre.  El 8 de enero fue asesinado en el barrio de Santa Marta en Lomas de Zamora en un hecho de inseguridad y su familia exige justicia, que se encuentre a los culpables y que el Municipio de una respuesta inmediata.

A “Pastelito” le gustaba jugar a la pelota, concurría a la organización civil “Un granito de arena” y vendía pastelitos (por eso su apodo) para ayudar económicamente a su abuela, quien asumió la custodia de él y de sus hermanos, luego de que su mamá fuera asesinada en un hecho de inseguridad.

Tenía amigos, era querido en su barrio y se estaba preparando para empezar a entrenar en la liga de futbol del barrio. Cerca de las 21 del 8 de enero, Matías le dijo a su abuela que iba a salir con amigos, y que después volvería. El domingo a primera hora, el hermano de Matías se enteraba por uno de los amigos que a Pastelito lo habían asesinado a 12 cuadras.

En el caso interviene la UFI N°3 de Lomas de Zamora y la versión más fuerte que manejan los investigadores indica que a “Pastelito” lo quisieron asaltar y que la víctima fue a pedirles ayuda a sus amigos para recuperar lo que le habían robado, cuando llegaron al lugar donde podían estar los ladrones, fueron atacados a tiros. La secuencia quedó filmada.

 “Él te miraba, te sonreía y te trasmitía una luz… era una persona diferente. Una semana antes que pasara eso estaba hablando con él, le pregunté ‘¿Paste, que estás haciendo? ¿Venite que vamos a empezar?’; me dijo ‘no estamos haciendo nada, queremos empezar a jugar’ y le dije que en dos semanas estábamos volviendo a arrancar la liga. Ya una vez que lo tenía de vuelta, iba a ser otra la cosa”, recordó Guillermo Moringo, titular de la asociación Un granito de arena y tío del corazón de Matías, en diálogo con DiarioConurbano.com.

“Con la pandemia, estuvimos todo el año sin actividad, a muchos chicos nos costó volver a comunicarnos, pasar casa por casa, los papás tenían miedo porque se puso muy inseguro el barrio, se puso jodido y les decía a los chicos que se junten en una casa, que no anden en la calle. Es injusto, nos arrebataron a Pastelito”, relató el hombre.

Pero el asesinato de Matías no es un hecho aislado, ya que, el 25 de diciembre, a pocas cuadras, fue asesinada una adolescente cuando se resistió a que le roben su celular; y a unas 10 cuadras de ese lugar, fue asesinado un conductor de Uber en otro hecho de inseguridad. Para los vecinos de Santa Marta es moneda corriente la inseguridad: “Estamos en tierra de nadie, los vecinos están cansados, mucha gente que sale armada a llevar a los chicos a la parada del colectivo. No es lógico que salgamos a comprar y no sabemos si vamos a volver”.

El asesinato de Pastelito conmocionó al barrio y los vecinos exigen mayor seguridad y una respuesta del Municipio. Al respecto, Moringo indicó que desde el Ejecutivo no tuvieron ninguna comunicación y que pidieron reuniones con la intendenta interina, Marina Lesci, pero no hubo respuesta. “Nadie se contactó, le pedimos por favor una reunión urgente y no nos respondieron. La única respuesta que tuvimos fue de presidencia que nos consiguieron una reunión. Cómo se explica que Nación esté viendo lo que pasa en Lomas y la gente de Lomas no vea lo que pasa”, arremetió.

Mientras tanto, desde la asociación civil Un granito de arena junto a otros vecinos lanzaron una colecta para ayudar a la familia de Pastelito, ya que, el único sostén de la familia es la abuela. Para los que quieran colaborar lo pueden hacer: ALIAS: CALDO.PAREJA.POETA /
CBU: 0140023603506862199939

“La familia está destrozada, como se dijeron muchas cosas, y un chico de 14 años… ¿qué problema puede tener con el mundo? Pastelito jugaba a la pelota los sábados, los domingos estaba con nosotros, cenaba con mi familia. Él solo quería sobreponerse de los golpes cuando le mataron a la mamá. Todo esto es muy injusto”, cerró el tío de corazón de Matías.