Portada » Internas en FpV, tensión en el massismo y desembarco del possismo en Brown y Echeverría

Internas en FpV, tensión en el massismo y desembarco del possismo en Brown y Echeverría

Compartir la nota

Los alineamientos en Frente para la Victoria detrás de los principales precandidatos presidenciales, las internas crecientes en el Frente Renovador y el resurgimiento del PRO como actor de peso vienen marcando el comienzo de este año elector en Almirante Brown y Esteban Echeverría. Los precandidatos – algunos formalizados y otros no tanto – comienzan a analizar imprescindibles alianzas ante una elección que parece tener un cierre incierto.


 

 

Por Alejandro Córdoba

acordoba@diarioconurbano.com.ar

Mientras en Almirante Brown el Frente para la Victoria disfruta de los vaivenes políticos de Darío Giustozzi, que incluyen la posibilidad lejana de su retorno al FpV, en Echeverría los sectores del oficialismo intentan negociar para evitar una diáspora tras las PASO y el massismo no puede cerrar una grieta que se abrió en su bloque de concejales.   

Con la consolidación de la precandidatura presidencial de Daniel Scioli, el concejal y titular del IPS, Mariano Cascallares, busca imponerse como el candidato “de unidad” del Frente para la Victoria en Almirante Brown. Hombre de confianza de gobernador, de buna gestión en el IPS, descuenta que la mayoría de los sectores del kirchnerismo se alinearan detrás de su propuesta.

No obstante, este camino que Cascallares parecía tener allanado comenzó a complicarse con el retorno del diputado provincial Mariano San Pedro al kirchnerismo. El ex massista cuenta con estructura y el aval de otro de los precandidatos presidenciales, Florencio Randazzo, para avanzar con sus intenciones de darle pelea al candidato sciolista.

“Todos se dieron cuenta que la jugada de Mariano fue muy obvia: sin lugar en el Frente Renovador, vuelve para ser intendente. Pero nadie lo va a salir a bancar”, contó una fuente cercana al sciolismo de Brown. En realidad, la apuesta de los “naranjas” es que la candidatura de San Pedro se licúe en la pelea con otro dirigente local cercano a Randazzo que viene trabajando para el ministro del Interior desde hace más tiempo: el director nacional de Migraciones, Martín Arias Duval.

Hasta el momento, no ha habido signos de pelea entre Arias Duval y San Pedro, aunque el momento de la definición de precandidaturas no llegó. Sólo entonces se sabrá que fortaleza tiene esa alianza randazzista en Brown.

Un conjunto de agrupaciones sociales y Kolina vienen impulsando, por su lado, la candidatura de María Rosa Martínez, funcionaria municipal que renunció cuando Darío   Giustozzi pasó al Frente Renovador. La dirigente no ha hecho público su apoyo a precandidatos presidenciales, lo que puede leerse como una debilidad. No obstante, cuenta con un importante trabajo territorial por su participación en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y por ser una de las pocas apuestas a intendencias que tiene el precandidato a gobernador Carlos Castagneto, hombre de Alicia Kirchner.

En el oficialismo de Almirante Brown se vive una situación de tensa calma. Tras el freno al éxodo de algunos dirigentes y concejales, el giustozzismo empieza a analizar planes alternativos a la precandidatura del ex intendente a la gobernación. La razón es clara: deberá enfrentar, por lo menos, a dos dirigentes con mucho conocimiento público como Felipe Solá y Francisco De Narváez.

A eso se suma la caída en las encuestas y la dilatación en el lanzamiento de la candidatura presidencial de Sergio Massa. Darío Giustozzi sabe que antes de fines de abril deberá tomar una decisión, sin dejar de recorrer la Provincia.

Fuentes cercanas al oficialismo deslizaron que el dirigente no descartaría volver a postularse a intendente. “Bolletieri no está haciendo una buena gestión, el kirchnerismo no le dan los números y a Massa le va a convenir tener un distrito ganado que mantener al jefe de su bloque en Diputados”, consideraron esas fuentes.

Los más arriesgados sospechan que Giustozzi tiene un az bajo la manga: retornar al Frente para la Victoria de la mano de Florencio Randazzo. Llamativamente, en el propio kirchnerismo de Brown no se animan a descartar de plano esta inquietante posibilidad.

Claro que el panorama político se empieza a complicar un poco más con el crecimiento de Mauricio Macri. El avance de su alianza con sectores mayoritarios del casi extinto UNEN sumado, en Brown, a la presencia de un macrista puro como Carlos Regazzoni ha llevado a muchos a entender que el escenario político indefectiblemente va a tener nuevos actores.

Aquí parece pesar también el aporte a Macri que le hace Gustavo Posse. Desde distintas fuentes aseguran que el intendente de San Isidro comenzaría a armar bloques legislativos en los concejos deliberantes durante abril. En Brown, todas las miradas apuntan a Marcelo Fuentes, de estrecha relación con el possimo y en una situación cada vez más distante del massismo.

“Fuentes va armar un bloque, seguro”, sostuvieron fuentes legislativas. Este sería el primer paso para un potencial enfrentamiento en las PASO de este dirigente con Ragazzoni. La lucha de la estructura del macrismo con la del possismo parece ser una lógica que abarcará los principales distritos del Conurbano.

La certeza de un crecimiento del macrismo preocupa casi por igual al FpV y al massismo. En el kirchnerismo consideran que un bloque PRO sería el lugar en donde se refugiarían los concejales enfrentados con Gisutozzi, hoy aún dentro del Frente Renovador. Y en el oficialismo entienden que sería la consolidación de una fuerza dispuesta a disputarle buena parte del electorado y el discurso antikirchnerista, en el marco de una caída, o por lo menos un estancamiento, en las encuestas de Sergio Massa.

En Esteban Echeverría, la situación no es mucho más sencilla. En el oficialismo, el intendente Fernando Gray tiene decidido postularse para otro mandato. Recompuesta la relación con Scioli y alejadas las versiones de su pase al massismo, el jefe comunal sueña con no tener un desgaste en las PASO. Es lógico, aún está fresco el recuerdo de una apretada derrota ante el massismo en las últimas legislativas.

En estos meses, Gray deberá cerrar un frente interno compuesto por sus dirigentes más cercanos y los concejales que reclaman una compensación a cambiar de no darle batalla en las PASO. Por otro lado, aunque resistido por los kirchneristas de paladar negro, el intendente deberá consensuar una lista con los agrupaciones más representativas del FpV.

“No va a ser fácil sentar a todos los compañeros en una mesa y pedirles que respalden al intendente en las PASO. No todos se sienten representados por Fernando (Gray). Además, ven hay problemas de gestión y que el massismo tiene peleas internas, y quieren poner un candidato a competir”, explicó una fuente cercana al Ejecutivo de Echeverría.

Si bien el Frente
Renovador de Echeverría vivió un victorioso 2014, con la incorporación de una concejal y la alianza con otro, ambos provenientes del FpV, la situación se presenta complicada este año.
El conflictivo alejamiento de Pablo Losada de la jefatura del bloque de concejales por el salto de su referente – Gustavo Posse – al PRO, le quitó el velo a las intenciones electorales de dos sectores del massismo.

Por un lado, un grupo de ediles respalda la conducción de Néstor Pulichino, quien en una votación cuestionada se quedó con la presidencia del bloque. Este dirigente encabezó la lista ganadora del FR en 2014 y está decidido a ser el candidato de Sergio Massa en Echeverría.

Por otro lado, otro grupo de concejales del massismo – compuesto por Carla Bartucci, Roberto Devoto, Sergio Peñaloza – están dispuestos a dar batalla. Además de calificar de antidemocrática la elección interna que terminó con Pulichino en la presidencia del bloque, están decididos a dar pelea en las PASO. Aún no se sabe cuál de ellos enfrentará a Pulichino ya que los tres tienen intenciones.

Desde ambos sectores buscan ser cautelosos al momento de ver la posibilidad de romper el bloque. Si bien el enfrentamiento es inevitable, los dos grupos de concejales opositores entienden que la división del bloque perjudicaría a todo el massismo. Claro que, por otro lado, no será fácil transitar un año legislativo marcado por una fuerte tensión interna.

Como en otros distritos, es casi un hecho que el PRO, de la mano de Gustavo Posse, tenga un bloque legislativo en Echeverría. En este caso, los integrantes serían Pablo Losada y Gabriela Bacheto, quienes hoy transitan sus últimos días en el Frente Renovador.

Si bien esto le va sumar visibilidad al macrismo, lo llevará a una interna dura en las PASO. La lógica – no siempre tan previsible en la política – indica que será Losada el precandidato a intendente de Posse para las PASO del PRO. No obstante, el macrismo puro no se va a quedar de brazos cruzados ya que en Echeverría tiene un referente desde hace varios años que no querrá dejar pasar esta oportunidad: Evert Van Tooren.   


Compartir la nota

Desde 2013 informándote sobre todo lo referido al conurbano bonaerense.

 

Siempre la más variada y mejor información.

Últimas noticias

Más leídas de la semana

@2022 – Todos los derechos reservados por Diario Conurbano Prohibida cualquier reproducción total o parcial.