Realizan la audiencia preliminar para el juicio por el doble femicidio de Monte Chingolo

Transcurrido más de un año del doble femicidio de Cristina y Ada Iglesias, perpetrado en Monte Chingolo, se pautó fecha para la audiencia preliminar y se estima que el debate oral se fije para la segunda mitad del año. Cristina y Ada fueron dos de las casi 300 víctimas de femicidio que se registraron durante el 2020.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Mariano Lizardo, particular damnificado, aseguró: “Esperamos que se haga de manera presencial y que sea condenado a prisión perpetua y teniendo en cuenta que el acusado las mató por ser mujeres esperamos que sea juzgado con perspectiva de género”. 

La audiencia preliminar se realizará el 6 de mayo de manera virtual y se pautara una fecha para el debate oral que se estima será a finales del 2021. El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora estará a cargo del debate y si bien hubo juicios que se realizaron de manera remota, el particular damnificado espera que estén dadas las condiciones sanitarias para poder realizarlo presencialmente. 

“Yo creo que para un ejercicio real de la defensa, del particular damnificado y para que los jueces tengan una verdadera apreciación, la oralidad debe prevalecer y se destaca en los juicios. A través de la computadora es difícil”, opinó el letrado.

El fiscal Jorge Rolando Grieco, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Lanús, imputó a Abel Alejandro Romero, quien era la pareja de Cristina y reconoció el crimen, por el delito de “doble homicidio agravado por alevosía y por el vínculo mediando violencia de género”. 

El particular damnificado destacó el trabajo de la fiscalía por la rapidez con la que llevó adelante la instrucción y consideró que “las pruebas son contundentes”. 

“Esta persona se quedará de por vida preso. Tenemos plena confianza y sabemos que por la muerte de Ada y Cristina se hará justicia. Por más que no las volvamos a tener nunca más la familia busca una reparación”, aseveró.

Según la investigación entre el 22 y el 26 de marzo del 2020, Romero “con intención de producir la muerte de Cristina Iglesias, con quien mantenía una relación de pareja” le clavó un cuchillo varias veces en la garganta al igual que a Ada, su hija de siete años. Esto ocurrió en el domicilio de la víctima, ubicado en Domingo Purita 4064 de la localidad de Monte Chingolo, Lanús. Luego de asesinar a ambas, cavó una fosa común en el fondo de la vivienda donde las enterró.

En un principio, Romero intentó esconder el hecho y fue Dolores, la hija de la víctima, quien comenzó a sospechar del acusado. La hija mayor de Iglesias se presentó al domicilio de su madre luego de varios días de haber mantenido una comunicación por Whatsapp, por donde recibió mensajes que no eran escritos por su madre, y alertó de la situación.