“Por fin siento que mi marido descansa en paz”, dijo la esposa del pizzero Adrián Albanese

Después de que la justicia condenara a la pena de prisión perpetua a Denis Iván Ramírez, Verónica Fernández, la esposa del pizzero Adrián Albanese (40), afirmó que “el fallo fue unánime porque estaban todas las pruebas dadas”.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Verónica Fernández, manifestó sus sensaciones una vez conocido el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal 8 de Lomas de Zamora que encontró culpable del crimen a Denis Iván Ramírez (22), alias “Chicho”, ocurrido el 20 de julio de 2019.

Se hizo justicia. Por fin siento que mi marido descansa en paz. Sabía que esto no me iba a traer a Adrián de nuevo, pero siento que no me quedé con los brazos cruzados y que hice justicia por él y por mi hijo que hoy no tiene a su papá”, expresó envuelta en lágrimas Verónica.

En la misma línea, remarcó que “el fallo fue unánime porque estaban dadas todas las pruebas”. “Cuando lo vi hoy (al condenado) realmente sentí que había sido él quien disparó. Recordé las imágenes del video y no quedan dudas”, aseguró.

Y agregó: “Mi vida cambió completamente porque mi marido era el único sostén en la familia. Después de lo que pasó, por miedo a la inseguridad me mudé con mis padres”.

Con respecto al otro acusado, que en el momento del crimen era menor, y cuyo debate aún no tiene fecha, la mujer dijo: “Me ofrecieron juicio abreviado, pero eso hay que analizarlo junto con el doctor Ferro (Facundo)”.

Por su parte, Facundo Ferro, el abogado de la familia de la víctima, también señaló que durante el debate oral quedó comprobado la responsabilidad del joven 22 años en el hecho.

“Con la autopsia quedó demostrado que el proyectil era calibre 9 milímetros y en las cámaras de seguridad pudo verse a Ramírez llevar una pistola similar”,  añadió el letrado.

El hecho

El hecho ocurrió el 20 de julio de 2019 cuando tres personas armadas ingresaron a la pizzería “Don Albanese”, que estaba ubicada en la esquina de avenida Adolfo Alsina y Peña, en Banfield. Tras exigirles a los clientes que estaban en el lugar sus pertenencias también se robaron el dinero que había en la caja registradora.

Según algunos testigos, el dueño del local nunca opuso resistencia y entregó el dinero, pero los delincuentes le pidieron la alianza. Adrián no pudo sacársela y le dispararon en la cabeza. Luego de cometer el robo, los delincuentes se escaparon en un Ford Ka color blanco por la avenida en dirección a Remedios de Escalada, partido de Lanús.