Portada » Piden 23 años de prisión para la banda “Los Monos” de Fiorito

Piden 23 años de prisión para la banda “Los Monos” de Fiorito

Compartir la nota

ATribunales LomasEl monto de la pena fue solicitado por una fiscal de Lomas de Zamora y recae sobre tres integrantes de la banda de delincuentes apodado “Los Monos” de Villa Fiorito, que en abril de 2012, mataron a la hija de un gendarme en un intento de robo, en Llavallol.

La fiscal Sandra Rull pidió este miércoles al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Lomas de Zamora que fije la pena de 23 años de prisión para Jonathan Moreira (28), Luis Brun Villarreal (28) y Sebastián Toledo Vázquez (33), por el homicidio en ocasión de robo y otros delitos.

Rull explicó en su alegato que quedó acreditado que el 18 de abril de 2012, en la localidad de Llavallol, los imputados Moreira, Brun Villarreal y Toledo Vázquez, intimidaron al gendarme Luis Aguilar, a sus tres hijos y una amiga de estos, con arma de fuego tipo ametralladora y que se efectuó al menos tres disparos, uno de ellos impactó en el cuerpo de Anabella Aguilar y le produjo la muerte.

“Quedó acreditado que Toledo, Moreira y Brun Villarreal, bajaron del auto fuertemente armados e interceptaron a la familia Aguilar, con fines de robo. Uno de ellos disparó a quemarropa. Los testimonios de las víctimas fueron claves para la reconstrucción del hecho”, indicó Rull.

Asimismo, la fiscal señaló que no quedó acreditado quién disparó el arma homicida. Se secuestraron dos armas 9 m.m y una ametralladora. Tres proyectiles en el auto y uno en el cuerpo de Anabella Aguilar. Sin embargo, el arma que disparó y produjo la muerte de la joven, no apareció.

Los imputados, además del homicidio, están acusados de realizar múltiples robos con arma de fuego en poblado y en banda. Se dedicaban a robar autos para venderlos o para realizar  robos a propiedades, bajo la modalidad de “entraderas”, en distintas localidades del Conurbano.

Sobre la autoría de los imputados en la causa principal, la representante del Ministerio Público Fiscal afirmó que tres días antes del homicidio en Llavallol, Brun Villarreal y Toledo, robaron el Volskwagen Fox de color gris, con el que intentaron cometer el robo. Luego del homicidio el auto apareció quemado en Villa Fiorito.

De la casa de Luis Brun Villarreal fue secuestrada el arma tipo ametralladora, que las víctimas reconocieron.

En otro orden, explicó que para localizar a los miembros de la organización acusada del homicidio de la hija del gendarme Luis Aguilar, fue fundamental, la huella de la mano de Moreira en la camioneta Volskwagen Suran del gendarme, que al intentar escapar de los delincuentes con su familia, chocó al acusado.

Asimismo, la fiscal destacó la tarea de inteligencia y  las escuchas telefónicas realizada por Gendarmería Nacional durante la investigación, para dar con la ubicación de los delincuentes.

Con respecto a Francisco Antonio Brun Méndez, de 64 años, para quien pidió la pena de ocho años de prisión, indicó que en su momento apareció como uno de los sospechosos de la muerte de Aguilar, porque es parte de la actividad ilícita que realizaban los miembros del clan.

“Brun Méndez, fue sorprendido en octubre de 2012, con una camioneta Hilux, adulterada a los efectos de no ser secuestrados y utilizados para hechos delictivos. Por ese hecho fue condenado y la sentencia se encuentra firme”, sostuvo.

Brun Méndez, fue uno de los integrantes de la Super Banda de Quilmes, responsable de al menos 14 robos a Bancos. En tanto, para Javier Orlando Fernández, de 42, la fiscal solicitó la pena de tres años de prisión, por tenencia ilegal de arma de guerra.

Pablo Nesci, defensor de Francisco Brun Méndez y Jonathan «Monito» Moreira realizó un planteo previo donde pidió exclusión probatoria de las intervenciones telefónicas. Y pidió absolución para los dos, en todos los hechos.
En cuanto a Moreira, en caso de que el tribunal lo condene, pidió que lo haga por “robo con uso de arma de fuego” y que se tenga en cuenta que el disparo en el homicidio  salió de un tercero no identificado.
Por parte,  María del Mar Volpara Vigón, defensora de Luis Brun Villarreal, pidió absolución, y  Marina Iacona, defensora de Fernández y Toledo hizo la misma solicitud.

El hecho ocurrió el 18 de abril de 2012, alrededor de las 20,30 en Tupac Amarú y Antártida Argentina, cuando un gendarme se movilizaba en su Volskwagen Suran con su familia y fue interceptado por cuatro delincuentes armados que, aparentemente, comenzaron a pedirle al hombre su arma reglamentaria.

En ese contexto, el conductor intentó resistir e hizo una maniobra para escapar y los asaltantes comenzaron a disparar hiriendo a una de sus las hijas – Anabel Aguilar -, que se encontraba en el vehículo y que finalmente falleció por la grave herida producto del impacto.


Compartir la nota

Desde 2013 informándote sobre todo lo referido al conurbano bonaerense.

 

Siempre la más variada y mejor información.

Últimas noticias

Más leídas de la semana

@2022 – Todos los derechos reservados por Diario Conurbano Prohibida cualquier reproducción total o parcial.