Portada » Masacre de Wilde: «Mi hermano no se merecía esto; lo mataron por matar»

Masacre de Wilde: «Mi hermano no se merecía esto; lo mataron por matar»

Compartir la nota

Durante la quinta audiencia del juicio por la denominada Masacre de Wilde declararon vecinos del lugar donde ocurrió el hecho, en enero de 1994, la hermana de una de las víctimas, y un policía que integraba la Brigada de Investigaciones de Lanús. El debate continuará en la sala grande de los Tribunales de Lomas de Zamora, el lunes, con más testimonios.

Luego de casi 29 años del emblemático caso de gatillo fácil, vecinos de Wilde que en algunos casos no llegaban a la mayoría de edad, recordaron cómo vivieron ese día y fueron coincidentes en señalar que sintieron “miedo” al escuchar la cantidad de detonaciones.

“No presencie (el hecho), pero escuché como si fueran cohetes”, contó Mario, quien el día que declaró por la Masacre de Wilde cumplía la mayoría de edad. El testigo dijo que supo por comentarios que “hubo un intercambio de disparos con la policía”.

“Era chica y vivía con mi mamá. Sentimos unos tiros cada vez más fuertes. Yo quería mirar por la ventana y mi mamá me tiró al piso para protegerme”, relató Eliana, otra vecina. Y añadió: “Cuando salí a la vereda, vi a los patrulleros que estaban cerrando la calle, un auto todo agujereado y otro detrás. Por las noticias supe que hubo una persecución aparentemente policial y que las personas no eran delincuentes”.

Además, manifestó que recuerda la angustia que le generó aquella situación. “Fue algo que me conmocionó y preocupó porque no entendía lo que había pasado”, describió.

Roberto, otro vecino, recordó: “Estaba en un taller de chapa y pintura y escuché ruido de ruedas de un auto. Después vi que doblaron dos autos y se empezaron a escuchar los disparos. Sirenas no escuché, tengo patente el chirrido de las ruedas”.

En varias oportunidades, los vecinos manifestaron al Tribunal Oral en lo criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora que por el tiempo transcurrido “no recordaban” todo lo que habían declarado en su momento.

“Mi hermano no se merecía esto”

Patricia Bielsa, hermana de una de las víctimas, Enrique Bielsa, declaró ante los jueces Luis Gabián, Marcelo Dellature y Claudio Fernández que se enteró de lo ocurrido porque esa noche unos remiseros fueron a su casa y le dijeron que desde su domicilio ubicado en la calle Rodríguez Peña, de Santos Lugares, se pidió un auto.

Cuando la fiscalía le preguntó qué se enteró de su hermano, la mujer que declaró a través de la plataforma Teams, expresó: “Lo que saben todos, que lo siguieron y que lo embocaron. Me parece que esto se hizo con mucho ensañamiento”.

 “Mi hermano no se merecía esto. Si lo hubieran encontrado haciendo algo es otro tema, pero lo mataron por matar”, sostuvo Bielsa en referencia a las versiones que aseguraban que tenía antecedentes y que era un informante de la policía.

La mujer también dijo que conocía a Alberto Molina, un comisario que tenía vínculos con su hermano. “Creo que mi hermano era el padrino de la hija de Molina”, indicó.

“Empecé a oír voces que daban cuenta de un enfrentamiento”

El último testimonio que se escuchó este viernes fue el de Hernán Marcelo Trama, un ex integrante de la Brigada de Investigaciones de Lanús y compañero de los imputados. El testigo aseguró que en aquel momento recién había ascendido al cargo de oficial subinspector y que se ocupaba de las tareas administrativas.

Al ser consultado por la fiscal Viviana Simón sobre dónde se encontraba el 10 de enero de 1994 cuando fueron acribilladas 4 personas, Trama contó que estaba en el primer piso del edificio de la Brigada.

“Empecé a oír voces que daban cuenta de un enfrentamiento y me puse a disposición. Fuimos a Wilde con el subcomisario Ibarra y el cabo primero Díaz, donde estaban detenidas tres personas de un Dodge 1500 y cumplí órdenes de custodiarlas junto a Guzmán y Esposito. No recuerdo dónde se quedaron Ibarra y Díaz”, dijo.

Según el testigo, al otro día de la Masacre de Wilde, se enteró que los policías que supuestamente estaban haciendo tareas de investigaciones, pasaron a ser los imputados.

“Tomé conocimiento que habían quedado detenidos camaradas de destino: Córdoba, (el segundo jefe de la Brigada), Mantel, Gómez, Valenga, Gatto, Dudek, y Marcos Rodríguez”, relató y añadió: “A Rodríguez no lo conocía y no sé si cuando se dispuso su detención estaba en la dependencia. Por lo que me enteré no se había ajustado nunca a derecho”.

En ese momento, fue interrumpido por el fiscal Jorge Bettini Sansoni, quien le consultó qué quería decir con la expresión “no estaba ajustado a derecho”, y Trama respondió: “Que se había dado a la fuga o no sé”.

La fiscalía también interrogó al testigo sobre las armas que se llevaron de la Brigada de Investigaciones el día que ocurrió el hecho. “Pasaron unos días (del hecho) y me citaron a declarar (la jueza a cargo del caso, Silvia González) y ahí me entero que hubo una inconsistencia con el número de las armas”, afirmó.

En ese momento, el testigo, a pedido de la fiscal, leyó la foja del libro de guardia donde aparece que a las 14.15 salió el primer grupo integrado por Córdoba, Mantel, Dudek, Guzmán, y otros, y una hora después, salió el segundo grupo con Trama y otros oficiales.  Allí también se especificaba las armas que portaban los ex policías.

Este lunes continuará el juicio oral que tiene como imputados a los ex policías Osvaldo Lorenzón, alias “El Pollo” (69), Eduardo Gómez (61), Roberto Mantel (65), Pablo Dudek (76), Julio Gatto (56), Marcelo Valenga (59) y Marcos Rodríguez (59), éste último se mantuvo prófugo 20 años, hasta el 2014.


Compartir la nota

Desde 2013 informándote sobre todo lo referido al conurbano bonaerense.

 

Siempre la más variada y mejor información.

Últimas noticias

Más leídas de la semana

@2022 – Todos los derechos reservados por Diario Conurbano Prohibida cualquier reproducción total o parcial.