Lomas: La familia de José Gatto exige que detengan a los asesinos prófugos

A casi dos meses del crimen de José Gatto, el jubilado de 74 años asesinado por delincuentes a fines de mayo en la localidad de Turdera, la familia afirma que “falta encontrar gente y más pistas” para determinar quiénes fueron los responsables del homicidio.

La hija de José Gatto, Ágata, sostuvo en diálogo con DiarioConurbano.com, que “en la investigación no hay nada confirmado. No hay nada definido porque falta gente y se sigue buscando pistas”.

A principio de junio, se detuvo a tres sospechosos. Sin embargo, al poco tiempo, uno de ellos fue liberado. “A las personas que están detenidas se llegó con la pista de los automotores. Uno de ellos quedó en libertad porque dicen que no tenía ninguna causa que lo implicara en el robo, por eso queda libre”, explicó Ágata.

Las primeras versiones indicaban que los detenidos formaban parte de la banda involucrada en el hecho, pero según Ágata, “la fiscalía lo niega”. “Se hace difícil entender porque se habla de una banda y después la fiscalía te dice que no, que no saben”, indicó la hija de la víctima.

Y aseveró: “A esta gente (por los detenidos) se llega por las pistas y seguimientos de los automotores, pero se supone que la fisonomía de los que entraron a robar a la casa mi papá es otra. Hay muchas piezas para tratar de colocar dentro del rompecabezas. Por eso, hay que seguir buscando pistas para solidificar la causa para el momento del inicio del juicio”.

Por último, la hija del jubilado, manifestó su preocupación por los reiterados hechos de inseguridad ocurridos en Lomas de Zamora. “Sé que no me van a devolver a mi papá, pero quiero aportar mi granito de arena en la sociedad, para que no vuelva a pasar lo mismo. A esta gente no les importa nada, mataron a mi papá y pudieron haber matado a mi hermano de 33 años. Mi papá estaba sano y lo mataron”, expresó.

El hecho

El hecho ocurrió el viernes 28 de mayo, alrededor de las 21, cuando José Gatto, de 74 años, llegó a su casa ubicada junto a su comercio de venta y reparación de radiadores, en la avenida Hipólito Yrigoyen y Azcuénaga, en Turdera.

El hombre fue interceptado por dos delincuentes que, a punta de pistola, lo ingresaron por la fuerza a su vivienda. Allí se toparon con su hijo, Nahuel, a quien golpearon. El hombre fue llevado, amenazado, por los delincuentes al comercio. Previamente, los sujetos ataron a su hijo.

Al parecer, el comerciante habría intentado forcejar con los ladrones y uno de ellos le disparó dos veces. Luego, escaparon en la camioneta Berlingo de la víctima.

En la causa interviene la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°11 especializada en Entraderas y Escruches de Lomas de Zamora.