Liberaron al sospechoso de matar a un joven de Fiorito cuando fue a comprar paco

Luego de la detención de un hombre de 44 años acusado de matar, en Fiorito, a Sergio Marcelo Blanco, la justicia dispuso su libertad por falta de pruebas. La familia de la víctima hará una marcha en repudio a esta decisión y exige que se continúe con la investigación para que no quede impune. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, una persona cercana al joven, explicó: “Nos habían avisado que lo iban a largar porque en el allanamiento que le hicieron encontraron un arsenal de armas pero justo la que usaron para matar a Marcelo no”. 

La detención fue la semana pasada en Fiorito. Al detenido se le secuestró una pistola y una escopeta recortada. Se sospechaba que el hombre se dedicaba a la venta de paco y el círculo cercano de la víctima lo señala como el posible autor del disparo que mató a Marcelo. 

Con respecto a la falta de pruebas, las personas más cercanas a Marcelo esperan que se indague en un testimonio clave que aseguró en un audio que un tal “Caballo” era quien confesó en el barrio que había disparado. 

“Sé que para la justicia cuentan las pruebas pero todos los vecinos saben que fue él. Queremos que citen a quien sea necesario y se presente esta testigo que aseguró que fue él. No hay otro testigo y no va a haber porque la gente del barrio tiene miedo”, manifestó uno de los allegados a la víctima, que prefiere mantener su anonimato. La causa esta en la UFI 1 de Lomas de Zamora.

Los vecinos y las personas más cercanas de la víctima criticaron la decisión de la fiscalía debido a que consideran que la libertad del acusado dificulta la recolección de testimonios. “Esta persona puede seguir viviendo en el barrio y con esto no solo queda desvinculado de la causa, sino que evita que otros hablen”, afirmó. 

Según lo relatado, de no haber una respuesta concisa para esta semana sobre los pasos a seguir en la investigación, los allegados de Marcelo y varios vecinos realizarán una marcha en su memoria y en reclamo de justicia. 

“Los vecinos dicen que él dijo que disparó para asustarlo nada más y está arrepentido de haberlo matado pero eso es lo que él dice”, describió esta persona. 

En la noche del hecho, Blanco estaba acompañado de tres personas más, quienes le dijeron que fuera a comprar paco solo y se lo repartían entre los cuatro. Se estima que los otros jóvenes no quisieron ir junto a él por un pleito previo con la persona que vendía en ese pasillo y cuando el joven quiso comprar, recibió un disparo en la columna. 

En las primeras horas de la mañana del 2 de julio, Marcelo apareció a dos cuadras de donde había sido asesinado, es decir que alguien lo movió. Por ahora se desconoce cómo y por quien fue trasladado pero los vecinos vieron su cuerpo apoyado sobre un auto y lo taparon con una sábana. El asesinato ocurrió en la esquina General Paz y Australia, en Fiorito.