Portada » Juzgan a un joven acusado de asesinar a un comerciante y a su hijo en San José

Juzgan a un joven acusado de asesinar a un comerciante y a su hijo en San José

Compartir la nota

AATribu FrenteizquiEl Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Lomas de Zamora empezó a juzgar un joven acusado de asesinar a balazos a un comerciante de nacionalidad china y a su hijo, al resistirse a un robo en el barrio San José de Temperley, en mayo de 2014. Este martes declararon empleados del Hospital Arturo Oñativia de Rafael Calzada, donde el acusado se desempeñaba como camillero en la guardia de ese nosocomio, al momento del hecho. La defensa intenta comprobar que en el momento del doble crimen, el imputado se encontraba trabajando.

 

El juicio que se le sigue a Nicolás Andrés Rodríguez Ramos, que llega a debate oral y público acusado de asesinar a Guan Chung Pin de 50 años y Guan Fein Pin de 22 años, el 26 de mayo de 2014, comenzó con la declaración de varios testigos, entre ellos, Silvia Guaranda, quien se desempeñaba como jefa de personal del Hospital Arturo Oñativia, en el momento en que ocurrió el hecho.

La testigo contó que la policía fue al hospital a buscar fichajes del personal que estaba trabajando en ese momento y le comunicó sobre el homicidio en ocasión de robo. La mujer brindó detalles de cómo se manejaba el personal, datos sobre la entrada y salida del lugar del lugar, que se realizaba a través de una “tarjeta magnética”.

Según Guaranda, Rodríguez, se desempeñaba como “camillero de guardia de adultos y su tarea era dentro del hospital”. Por otro lado, la mujer contó que el joven estuvo internado en rehabilitación, durante varios meses, por adicciones.

La fiscal a cargo del juicio Marcela Dimundo indagó al personal del hospital, específicamente, por el horario y los registros en los libros que se utiliza en el nosocomio para detallar determinadas funciones, ya que se presume que el 26 de mayo – el día del doble homicidio -, alrededor de las 18, se produjo el alta y posterior traslado de un paciente y para ese traslado se necesitó un camillero. El hecho, según testigos, ocurrió a partir de las 18.  

En la jornada de este martes también declaró Graciela Arias, supervisora del hospital, quien aseguró que luego del hecho, en el centro de salud de Rafael Calzada, había rumores de que hubo un homicidio en un supermercado cerca del nosocomio y que luego se enteraron de la detención de Rodríguez. “Se decía que podía haber sido Nicolás (por el imputado)”, recordó

Por su parte, Analía Cagni, enfermera, contó: “Me enteré del hecho cuando empezó a faltar al trabajo, porque ya estaba detenido”. En ese sentido, la testigo, encargada de dejar asentado en el “libro de novedades”, cuando una ambulancia sale del lugar y todo lo que se considere “relevante” durante su turno, aseguró que  “Nicolás no se podía ausentar de su guardia, salvo que de otro piso, solicitaran ayuda y pidieran por él”.

“La salida de la ambulancia está, pero no figura el regreso. Es un error mío porque no lo anoté, pero lo vi regresar. La ambulancia se habrá demorado entre 25 y 30 minutos”, admitió. Y explicó que “el nombre de la persona que sale del hospital y otros detalles, depende de quién redacte en el libro, en ese momento”.

Víctor Silva, un hombre que trabajaba para los dueños del lugar supermercado asaltado en San José y que derivó en el doble crimen, relató que “al lugar llegaron dos jóvenes, de entre 18 y 24 años, en una moto. Uno de ellos se bajó de la motocicleta, entró al lugar y se dirigió a la caja”.

“En ese momento, se pone a discutir con la esposa del dueño. Ella grita: ‘Chorros, chorros’. Inmediatamente se vienen del fondo su esposo y su hijo e intentan sacar a los sujetos de la calle. Hubo un forcejeo con uno de los hombres y los chinos, y ahí le pegan tres tiros, primero al hijo y luego al dueño”, explicó.

Sin embargo, el testigo señaló como autor de los disparos al delincuente que bajó de la moto y discutió con la mujer. A Rodríguez lo señaló como el que “conductor de la moto”.

Por otro lado, el testigo manifestó “miedo” porque uno de los sujetos vive muy cerca de la casa de su hermano y  confesó que, cuando en el barrio se enteraron de que iba a declarar, lo tildaron de “buchón” y su domicilio recibió “piedrazos” por parte de algunos sujetos.

El hecho ocurrió el 26 de mayo de 2014, alrededor de las 18.30, en un supermercado de la calle Santa Ana al 1400, en el barrio de san José, en Temperley. En ese contexto, dos sujetos se dirigen a la caja y exigen a los comerciantes la recaudación del día. El comerciante y su hijo se habrían resistido al robo y fueron atacados a balazos, por los ladrones.

Tras el ataque, los “motochorros” escaparon del lugar y las víctimas fueron trasladadas al Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora, donde murieron a causa de las heridas que recibieron.


Compartir la nota

Desde 2013 informándote sobre todo lo referido al conurbano bonaerense.

 

Siempre la más variada y mejor información.

Últimas noticias

Más leídas de la semana

@2022 – Todos los derechos reservados por Diario Conurbano Prohibida cualquier reproducción total o parcial.