Gatillo Fácil: En febrero arranca el juicio por el crimen de Nicolás Vázquez

Luego de ocho años, el Tribunal Oral en Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora dispuso que el 15 y 24 de febrero del 2021 se juzgará a Héctor Amarilla por el asesinato de Nicolás Vazquez, un joven víctima de gatillo fácil en Lanús. El juicio fue suspendido en dos ocasiones y el imputado estuvo cinco años prófugo.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Anahí Vazquez, hermana de la víctima, aseguró: “Estamos muy tranquilos por cómo se trabajó en la investigación pero esperamos que el Tribunal sea consciente de lo sucedido, que sea una condena firme justa y como corresponde”.

Amarilla será juzgado por el delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego, por alevosía y por ser el sujeto activo miembro de las fuerzas policiales abusando de su función y de su cargo en concurso real con tenencia ilegal de armas de guerra”. 

A pesar de que en dos oportunidades el Tribunal había elegido una fecha para el juicio, el debate oral fue suspendido y la familia comenzó a contemplar la posibilidad de realizarlo de manera virtual. Sin embargo, Vazquez opinó que lo consideraba muy relevante para el proceso judicial que se desarrolle presencialmente. 

“Entendíamos que era un riesgo hacerlo virtual porque hay muchas pruebas que deben ser evaluadas como corresponden. Es muy complejo el caso para hacerlo virtual; siempre tenemos el temor de que al hacer virtual no se explaye bien del todo”, afirmó Vázquez.

En este marco, la familia del joven espera que el Tribunal condene a Amarilla a prisión perpetua y que no se lo intente “proteger” por ser un ex comisario de la Policía Bonaerense. 

“Creemos que es posible la perpetua pero sabemos que a veces la justicia decide otra cosa de la que queremos y es una inquietud que tenemos de que por ser policía no lo quieran condenar. Estoy convencida de lo que hizo y el procedimiento para justificar su asesinato”, manifestó la hermana de Nicolás Vazquez.

El hecho ocurrió el 25 de septiembre de 2013 cuando Nicolás salió de un local de ropa deportiva, ubicado en la peatonal 9 de Julio y Oncativo en Lanús, y Amarilla comenzó a correrlo tras acusarlo por el robo de una remera. A las pocas cuadras, la víctima intentó mostrarle que no había robado nada y el Policía le disparó en la nuca. Luego del asesinato, Amarilla se dio a la fuga por años hasta que fue apresado en febrero de 2019.