Portada » Complicada situación del acusado en el inicio del juicio por el crimen de Micaela Medrano

Complicada situación del acusado en el inicio del juicio por el crimen de Micaela Medrano

Compartir la nota

Con el testimonio de la madre y la hermana de Micaela Medrano comenzó este lunes, en los Tribunales de Lomas de Zamora, el juicio oral y público al acusado de asesinar y violar a la joven de 20 años, en un hecho ocurrido el 30 de agosto de 2013, en Villa Albertina. Los testigos involucraron directamente al imputado – Juan Alberto Leite Ruíz – en el hecho.


 

 

 

Por Alejandro Córdoba

acordoba@diarioconurbano.com.ar

Este martes a las 11 se escucharán los últimos testimonios y los alegatos. La fiscal Dimundo anticipó que ampliará la acusación para encuadrarla como femicidio.

El debate oral y público es llevado adelante por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Lomas de Zamora, presidido por la jueza Silvia González. En tanto, Marcela Dimundo es la fiscal y Patricia Smud, la defensora oficial del acusado.

María Albornoz, la mamá de Micaela, recordó que encontró sin vida a su hija, la mañana del 30 de agosto, en la pieza del fondo de su casa, donde habitualmente dormía. “Estaba atravesada en la cama, desnuda y con la funda de la almohada envuelta en el cuello”, detalló en su declaración entrecortada por el llanto.

La mujer explicó que tenía 5 perros y que el acusado conocía los nombres de todos. “Ninguno ladró esa noche porque lo hubiéramos escuchado”, aseguró. Este dato es clave para la acusación porque se sostiene que esa noche los animales no ladraron porque conocían al agresor de Micaela. Justamente, Leite Ruíz, de 27 años, había vivido dos años en la casa de la calle Espronceda en pareja con la hermana de la víctima.

 “Leite vivía en la esquina, nosotros no lo queríamos porque no trabajaba ni estudiaba pero igual aceptamos que viviera dos años en nuestra casa porque estaba en pareja con mi hija Paola”, narró Albornoz. En la sala de audiencias sólo había familiares de Micaela.

También dijo que durante el tiempo en que vivió Leite en la casa de los Medrano “faltaron cosas” como una bicicleta, y el motor de un tanque de agua. En tanto, la mamá de la víctima recordó que después del crimen el acusado “desapareció del barrio y nunca se acercó a darnos el pésame  

Paola Medrano, hermana de Micaela, declaró que estuvo en pareja con Leite Ruíz entre 2008 y 2009. “Lo echamos de mi casa cuando empezó a robar cosas”, sostuvo; a la vez que contó que el acusado le había confesado que consumía marihuana y cocaína.

“Cuando corté la relación entraba a mi casa por el pasillo o por el techo a pedirme plata”, dijo la joven. En tanto, recordó que su hermana había tenido una breve relación con un joven violento “pero no tenía acceso a la casa”.

También dijo que el imputado, en una oportunidad, se robó alhajas de su casa. “Lo detuvieron en la calle y vi que tenía los anillos de mis padres. Le dijo a la Policía que se los habíamos dado porque no tenía plata. Pero no hice la denuncia”, relató.

Además, explicó que unos días después del crimen de su hermano vio en el Facebook del imputado una frase que él había escrito. “Decía algo así como que se había mandado una macana”, señaló Paola Medrano

Tras explicar que su Micaela “era un chica con carácter, que reaccionaba ante una situación injusta”, Paola recordó que en la primera marcha en reclamo de justicia estuvieron la mamá y las dos hermanas de Leite, ya que eran vecinos.

En la audiencia también declaró que Norma Ojeda, allegada a la familia, que recibió del celular robado a Micaela cuando la mataron una foto por whatsapp. “Quedé shockeada porque Micaela estaba muerta y recibí de su número un mensaje con la foto de un joven acostado en el paso, descansando”, recordó la testigo, quien identificó a esa persona como Leite Ruíz.

La foto enviada desde el whatsapp de Micaela es una de las pruebas más fuertes contra Leite Ruíz. Por parte de la defensa, declaró el patrón que tenía el imputado cuando ocurrieron los hechos. Y finalmente, en videoconferencia desde La Plata, fue preguntado el perito genetista que hizo la prueba de ADN en la ropa de la víctima y en un cigarrillo que se encontró el lugar.

“No había la muestra genética suficiente como determinar identidad”, sostuvo el especialista, por lo que dijo que no puede afirmar ni negar que el ADN sea de Leite Ruíz. Esto benefició claramente a la defensa.

El juicio continuará este martes con los testimonios de dos médicas y luego será el turno de los alegatos. En el final, los jueces darán a conocer la fecha de la sentencia.


Compartir la nota

Desde 2013 informándote sobre todo lo referido al conurbano bonaerense.

 

Siempre la más variada y mejor información.

Últimas noticias

Más leídas de la semana

@2022 – Todos los derechos reservados por Diario Conurbano Prohibida cualquier reproducción total o parcial.