Burzaco: Piden que suspendan al policía que mató a Leonel Sotelo

La familia de Leonel Sotelo, un joven que recibió varios disparos por parte de un Policía en 2016, en Burzaco, exige que se remueva de sus funciones al Policía Bonaerense acusado del homicidio. Actualmente, presta servicios en la comisaría de esa localidad. El juicio por el homicidio comenzará el 17 de agosto luego de años de demoras. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Noemi, madre del joven, aseguró: “Yo quiero que se haga justicia y que deje de cumplir con sus funciones como si no hubiera pasado nada. Si sigue trabajando podría volver a pasarle a otro chico, si mato a un pibe no va a tener miedo de matar a otro”.

Giuliano Armando Fattori, efectivo de la Policía Bonaerense acusado de homicidio con exceso en legítima defensa, será llevado a juicio el 17 de agosto por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Lomas de Zamora. Actualmente el imputado mantiene su función como Policía y la familia se enteró ya que una amiga de Noemi que sufría violencia de género lo vio cuando llamó a la fuerza de seguridad. 

En este sentido, Noemi opinó que “es un peligro para Burzaco” y consideró que de ser un civil “estaría detenido”. Según la Policía de la Provincia de Buenos Aires, cuando un efectivo es detenido por algún delito se lo suspende a resultas del juicio. Sin embargo, si no está detenido, es la Jefatura de la Policía la que resuelve si debe ser suspendido.

En este marco, Maria del Carmen Verdú, abogada de la familia, afirmó en diálogo con DiarioConurbano: “Suponíamos que lo iban a guardar o dejarlo en una tarea de escritorio. Pero fue una vecina en situación de violencia de género que apretó el botón antipánico y cuando llegó la policía vio que era Fattori. Esa mujer pidió ayuda y vino ayudarla un tipo que mató a un pibe de 17 años”.

El juicio contra Fattori había comenzado en junio del 2019 pero la fiscalía y Verdú pidieron que se indague nuevamente al acusado y se revea la carátula para que el imputado sea juzgado por el delito de homicidio calificado. Según la particular damnificada, el Policía debería ser juzgado por homicidio sin ningún tipo de morigeración y exceso, y considerar que fue cometido por una fuerza de seguridad.

Sin embargo, el fiscal elevó la causa por el delito de “homicidio con exceso en legítima defensa”, por lo que podrían darle máximo cinco años. Con este panorama, la abogada explicó que “juzgar a un Policía para la justicia es una situación incómoda”. 

“Frente a un fusilamiento por la espalda, independientemente de que Fattori tenía derecho a defenderse, lo cierto es que cuando le dispara Leo tenía las dos manos en el manubrio de la moto y el disparo lo recibe por la espalda”, agregó.

Sotelo recibió tres disparos en Humberto Primo y De María el 1 de diciembre de 2016, en Burzaco, por parte de Fattori, quien circulaba en su moto. Según la acusación, dos jóvenes, entre los que estaba Sotelo, se le pusieron en paralelo con otro vehículo con el objetivo de robarle. En ese contexto, según la acusación,  Fattori intentó evitar el robo y comenzó a disparar contra los dos jóvenes y mató a Leonel Sotelo, mientras que el segundo joven salvó su vida.