Lomas: La mamá de Daiana Castillo apuntó contra el Gandulfo y exigió que detengan a los asesinos

La mamá de Ayelén Daiana Noemí Castillo, la joven de 22 años, que falleció luego de que delincuentes la embistieran cuando circulaba junto a dos amigos, para robarle la moto, en Villa Centenario, partido de Lomas de Zamora, aseguró que la muerte se debió a una negligencia por parte de los médicos del Hospital Gandulfo. “Ellos mataron a mi hija”, expresó la madre de la joven y exigió la detención de los culpables de quienes hasta el momento “no se sabe nada”. El hecho ocurrió el domingo último y la joven murió este miércoles por la mañana.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Alicia Cáceres, mamá de Daiana, relató que cuando llegó al Hospital Gandulfo encontró a su hija “más muerta que viva” y “tirada” en una camilla en los pasillos del nosocomio de Lomas de Zamora.

“Nadie la atendía. Tuve que pelear con todo el mundo. A las dos de la tarde, me dicen que no había una ginecóloga, para que le hicieran los puntos. Insistí y me dicen: ‘Hay una cirujana que le va a hacer los puntos a tu hija, pero ella está bien, no la fracturaron, nada más el golpe y el corte’. Cuando llegó la cirujana, no le limpió la herida, ella estaba llena de barro, así le hizo los puntos y me dice llévatela”, explicó.

Por otro lado, la madre de Daiana contó que cuando se produjo el hecho el domingo pasado, alrededor de las 4 de la madrugada, la joven de 22 años, circulaba en una moto Honda Titan junto a dos amigos cuando se les cruzó un auto por adelante. “El amigo lo esquivó y pasaron. Cuando llegaron a la otra cuadra se le cruzó de nuevo y los hizo caer a los tres”, indicó.

Y brindó detalles de cómo fue el hecho. “Mi hija se cayó y no le pasó nada, quedó tirada, cuando vio que lo estaban apuntando con un revolver a los amigos. El amigo le entregó la moto y mi hija quedó tirada y vino uno marcha atrás y le pasó por arriba de las piernas, de la cintura para abajo. Ella se arrastró y alcanzó a subir al cordón pero el auto le volvió a pasar por encima”, describió.

Según la mujer, Daiana fue trasladada al Gandulfo, donde luego de recibir las curaciones de emergencia fue enviada a su domicilio. “La traigo a casa y parecía que estaba bien, pero después fue empeorando, gritaba de dolor”, indicó.

Finalmente, decidió llevarla nuevamente al hospital el martes. Allí la atendió una ginecóloga y luego de ser intervenida quirurquicamente muere el miércoles al mediodía.

“Esta ginecóloga le corta los puntos y me pregunta: ‘¿quién le hizo esto?, ¿quién es la asesina que le hizo esto?’. Me dijo que le iban a hacer una tomografía, que estaba con una infección muy grande y estaba grave. La ginecóloga me dijo que la tenían que operar, le pusieron una anestesia y no le agarraba de la infección que tenía, ella gritaba de dolor y pedía que la ayuden. A las 10 de la noche entró en cirugía, salió a la madrugada, y cuando estaba reaccionando viene uno y me dice que ella no podía respirar y la tenían que dormir porque estaba grave. Me dijeron que la entubaban y que me preparara para lo peor”, recordó Alicia.

Según lo relatado por la madre de la víctima, desde el Hospital “no le dicen nada y la historia clínica está incompleta”, por eso, todavía no le entregaron el cuerpo a la familia.

En tanto, de los delincuentes que según fuentes judiciales circulaban en un Vokswagen Gris, Alicia señaló: “El comisario nos dijo que no se sabe nada y que se está trabajando para dar con alguna cámara del lugar”.

 

Mabel Cáceres