Condenaron a perpetua al femicida de Mónica Cruz

Por unanimidad el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 8 de Lomas de Zamora condenó este martes a la pena de prisión perpetua a Juan Ramón Silva por el crimen de Mónica Cruz, su ex pareja, ocurrido en Tristán Suárez, partido de Ezeiza, en 2019. “Sentimos un gran alivio porque se hizo justicia”, manifestó la familia de la víctima.

Los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 8 de Lomas de Zamora, dieron a conocer la pena a la que fue condenado Juan Ramón Silva por el homicidio de Mónica Cruz, ocurrido en abril de 2019, en Ezeiza. Por unanimidad Silva fue condenado por el delito de “homicidio calificado por el vínculo emergente de la relación de pareja y convivencia que mantuvo con la víctima y con violencia de género”, por el hecho cometido entre el 13 y 14 de abril de 2019, en Tristán Suárez, partido de Ezeiza.

 

La pena coincide con lo que habían solicitado en sus alegatos la abogada de la particular damnificada y la fiscal del caso, Sandra Rull. De esta manera, los jueces no hicieron lugar al pedido de nulidad del proceso solicitado por la defensa de Silva la semana pasada en su alegato al considerar que el acusado en la comisaría local fue “obligado” a confesar el hecho violando así sus derechos.

La lectura de la sentencia tuvo lugar este martes cerca de las 10.30, en la sala grande del edificio de Larroque y Presidente Perón, en la localidad de Banfield, con presencia de familiares y amigos de la víctima, quienes al escuchar la condena celebraron con un fuerte aplauso y luego se fundieron en un sentido abrazo. El imputado presenció el juicio en absoluta soledad ya que no estuvo presente su defensor ni tampoco el pequeño grupo de allegados que lo acompañó durante las jornadas anteriores.

“Se hizo justicia, ahora va a poder descansar en paz. Sentimos un gran alivio aunque el dolor que tenemos por la pérdida de Mónica es irreparable, pero se hizo justicia por ella”, expresó la familia de la víctima.

El hecho            

El 12 de abril, cerca de las 22, Mónica Cruz salió de su casa en la manzana 1 del barrio San Andrés de Tristán Suárez y no volvió a ser vista. Sus familiares denunciaron su desaparición en la comisaría local y se activó el protocolo de búsqueda. En ese contexto, una de las hermanas de Mónica alertó a los investigadores sobre las situaciones de violencia y hostigamientos que había denunciado la mujer.

A partir de ahí, la policía decidió interrogar a Silva, quien se quebró ante los efectivos y confesó haber matado a su ex pareja y arrojado el cuerpo en ruta 205 y Los Cedros, a la altura de Cañuelas. Luego de horas de rastrillaje policial, el 14 de abril, dieron con el cuerpo de Mónica en un descampado cerca de Máximo Paz, en la localidad de Cañuelas. La mujer estaba tirada boca abajo tapada con una frazada.