Vecinos de Alsina reactivaron el reclamo por los malos olores y el Municipio clausuró preventivamente a Hebos

A raíz del mal olor que invadió la Ciudad de Buenos Aires, los vecinos de Valentín Alsina reavivaron el reclamo sobre los olores nauseabundos que invaden al barrio por los desechos de las empresas y curtiembres y retomaron las denuncias contra las empresas Mapar y Hebos a quienes responsabilizaron por el hedor. Ante esta situación, el Municipio de Lanús clausuró preventivamente a Hebos hasta averiguar qué sucedió.

“Cuando pasas por Alsina inmediatamente sentís el olor a podrido. A la mañana temprano, a la noche. Durante todo enero y febrero le mandé mensajes al dueño de la empresa y ahora dicen que ellos no son, pero siempre estuvo el olor a podrido y todo lo que las empresas cocinan desemboca en el Riachuelo. Hoy se habla de esto porque se sintió por todos lados el olor y viene de las fábricas que tienen otra forma de cocinar cebo, carne podrida. Hicimos denuncias y no sirvió de nada”, relató Silvia Doval, vecina de Alsina, en diálogo con DiarioConurbano.com

Indicó que “desde hace cuatro años que se vienen haciendo denuncias, viene la gente de Acumar de OPDS y es como si nada porque no clausuran ni nada” y advirtió que “hay muchos vecinos que han enfermado y no se saben las causas por eso se pidió un relevamiento de salud al Municipio y nunca vinieron”.

“La estamos pasando mal hace muchos años que viene esta situación, hace muchos años que nos bancamos el mal olor y ha muerto mucha gente de cáncer. En las manzanas cercanas a las fábricas, no hay mascotas y las paredes de las casas aledañas están llenas de humedad por el ácido que desprenden las fábricas”, manifestó la vecina.

Desde el Municipio, indicaron a este medio que procedieron a investigar la fábrica Hebos y la clausuraron preventivamente para que Acumar, control comunal y la OPDS lleven adelante los pasos correspondientes en esta situación y tomen intervención en el caso.

Por el momento, todo apunta a que el mal olor es producto de la quema del cebo y de la basura que produce la empresa. Doval, al respecto, recordó que a Hebos la empresa Metrogas le quitó el medidor.

Por otra parte, la vecina aclaró que el reclamo de los vecinos “no es que cierren la fábrica sino que se regularice la situación que hagan algo para que el solo no salga al ambiente, no se pide el cierre ni que la gente quede sin trabajo, sino que haga lo que tiene que hacer para que el olor no contamine”.