Incendiaron unidades de la línea 165 horas después de la denuncia de Carrió

Cerca de una quincena de unidades en desuso de la línea 165 fueron incendiadas intencionalmente, según informó la delegación Ezeiza de bomberos voluntarios, este sábado por la mañana en la terminal que la empresa Expreso Lomas posee en el Barrio 9 de Abril, Esteban Echeverría. El siniestro podría estar relacionado con la denuncia de la diputada nacional Elisa Carrió contra dos fiscales de Lomas de Zamora por encubrir maniobras fraudulentas del ex directorio de la empresa, sospecharon trabajadores consultados por DiarioConurbano.com.

El incendio ocurrió cerca de las 7.30, en un terreno sobre la calle Álvaro Barros y Ruta 4 donde la firma acumula las unidades desechadas a la espera de su venta como chatarra, por lo cual tampoco tenían seguro. Los coches afectados son 14 y no se lamentaron víctimas ni heridos.

Las pericias realizadas indican que se trató de un hecho intencional y producido desde dentro del predio ante la inexistencia de roturas en el alambrado perimetral, pero hasta el momento no existirían testigos ni imágenes de seguridad que hayan registrado a los autores materiales del mismo.

Según detalló a DiarioConurbano.com el delegado de la línea 165, Leandro Fernández; esas unidades quemadas se ubican hace años en un sector periférico del predio de tres manzanas que posee la empresa y que su destino es el desguace, por lo que no forman parte de las 140 unidades que luchan por tener en condiciones para cumplir con los recorridos.

“Son coches caducados, pero como la empresa está intervenida nunca se los pudo vender hasta que salga del estado de inhibición y si no estuviera en esa situación esas unidades ni estarían ahí”, puntualizó y aseguró que el hecho “no afecta al servicio que se está brindando” pese a solo contar con 30 colectivos en condiciones operativas.

Sobre las versiones que algunos vecinos y trabajadores dieron a conocer, relató que “alrededor de las 7.15 se vieron las corridas de unos chicos para el lado de la calle y al rato se prendieron fuego las unidades” pero desmintió que éstos hayan robado las baterías de las mismas la noche anterior porque es lo primero que se saca a la hora del descarte.

“Imposible, ninguno de esos coches tienen batería porque es lo primero que se les saca pero siempre hay cosas para robar como las ventanillas, asientos, llantas, radiadores o pana. Hay chatarra y la chatarra vale plata”, señaló.

Asimismo, desde la empresa no descartan cualquier hipótesis a la hora de las explicaciones sobre las causales del siniestro: “Todo puede ser, desde una travesura de alguno que quiso prender fuego a otra cosa”.

Esa “otra cosa” que mencionó Fernández está relacionada a las recientes denuncias formuladas por la diputada Elisa Carrió, quien sostiene que los fiscales Grieco y Rossi no avanzaron en la investigación de una presunta quiebra fraudulenta de la empresa de transportes, situación en la que estaría involucrado su ex presidente Luis Cvanchich.

Consultado por las repercusiones de la presentación que realizó la líder de la CC-ARI, el delegado aseveró que la misma “termina de desandar algo contra lo que se venía peleando hace tiempo como el vaciamiento y la corrupción que había con los subsidios”.

“Ahora se está destapando todo y uno comienza a atar cabos y a preguntarse cómo es todo, aclara un poco el panorama de por qué y cómo era que venía todo tan trabado”, admitió.

La denuncia de Carrió obligará a realizar nuevas presentaciones de los trabajadores de Expreso Lomas ante la justicia, por eso confirmaron que el próximo lunes se presentarán en tribunales para intentar que su reclamo avance mientras permanecen a la espera de un nuevo giro en la causa.

Es que desde 2011 vienen denunciando el vaciamiento de la empresa, motivo por el cual en 2013 Expreso Lomas entró en concurso de acreedores y se determinó la intervención judicial. Éste escenario es el que llevó a que en la actualidad el servicio se viera drásticamente reducido con solo un servicio que une Monte Grande con Lanús y con serios riesgos de continuidad ante la falta de recursos para solventar los gastos operativos.