La senadora provincial de Juntos por el Cambio Lorena Petrovich aseguró que al proyecto de ayuda a la educación privada que tuvo media sanción en la Cámara alta el oficialismo “no lo quiere tratar porque tienen mayoría” y advirtió que “de cerrar estas escuelas, más de 1 millón 600 mil chicos quedarían sin vacantes para el próximo año”.

Días atrás el bloque de Juntos por el Cambio en el Senado bonaerense remarcó la necesidad del tratamiento con celeridad en Diputados del proyecto de ley de ayuda extraordinaria a establecimientos de educación privada elaborado por Lucas Fiorini y el presidente de la Comisión de Educación de la Cámara Alta, Juan Pablo Allan, que ya tuvo media sanción en la Cámara alta.

La senadora provincial de JxC por la Tercera Sección electoral Lorena Petrovich remarcó la necesidad de convertirla en ley “para que puedan comenzar a adjudicarse las ayudas para darle un poco de aire a las escuelas privadas”.

“Le pedimos al gobernador y a los diputados, que no lo quieren tratar porque tienen mayoría en la Cámara, que tengan a bien atender esta situación porque es desesperante “, aseguró a DiarioConurbano.com la legisladora oriunda de Lanús.

En esa línea afirmó que en la Cámara baja “no hay ni siquiera en vista una charla del proyecto que está en comisión y no tienen a intención de moverlo” y que los legisladores del oficialismo “no entienden que no está relacionado con una cuestión política sino con una necesidad de urgencia, de asegurar la educación para los bonaerenses”.

Y fustigó: “El gobernador (Kicillof) tiene que entender que no gobierna solo para un sector político que acompaña su mirada o para los chicos que van a una escuela pública sino para todos los bonaerenses, para los alumnos que se quedarían sin vacantes y para varios docentes que perderían su fuente de trabajo”.

Sobre el proyecto, Petrovich explicó que solo abarca a las escuelas de educación privada cuyas cuotas no superen los 16 mil pesos, las cuales en su mayoría reciben subvención de algún nivel del Estado y en gran parte son de orientación religiosa, y que la exigencia se formula en también un contexto de progresivo retorno a la normalidad.

 

 

“Es muy importante esta ley, que se trabajó mucho en comisiones conjuntas, porque habilita a varias acciones y a mejorar la situación para poder transitar ésta etapa de varias escuelas acotadas a un universo que quedó establecido después de consensuar con el Frente de Todos la baja al mínimo del techo de las cuotas para asistir a los que más lo necesitan”, destacó en ese sentido.

En tanto que consideró para el Conurbano la misma visión de la Ciudad Autónoma de que “la vuelta se puede hacer de forma paulatina y con protocolos”, pero para eso primero “es vital que formalmente se les dé una ayuda económica urgente a todas estas escuelas que están pasando una situación calamitosa”, señaló.

Por otra parte advirtió que “de cerrar estas escuelas, más de 1 millón 600 mil chicos quedarían sin vacantes para el próximo año”, quienes además “no solo no tendrían dónde ir sino que tampoco podrían inscribirse rápido en otra escuela, quedarían separados de sus grupos que muchas veces están desde el jardín y cortaría con el deseo de la familia de continuar con cierta línea de educación”.

“En el hipotético caso de que las 6 mil escuelas de educación privada en riesgo cierren, estos chicos no tienen vacante para ir a la escuela pública. No tienen otra opción”, remarcó Petrovich.

En esa línea, la senadora provincial consignó también que “son dos mil los jardines maternales en la provincia, de los cuales casi un 30 por ciento ya cerraron sus puertas y no van a volver a abrir” y que esto choca con una necesidad de madres trabajadoras, quienes requieren que “los chicos estén en un jardín maternal cuando vuelvan las actividades de forma normal y eso va a ser pronto”.

Por último criticó que “el gobierno está pensando en abrir nuevas cárceles para darles mayores comodidades a los presos” y pidió en esa misma línea que “piensen también en los chicos que tienen que volver a clases”.