Balladares presentó la mesa político sindical e instó a “recuperar la política en manos de los trabajadores”

El precandidato a concejal por el Frente de Todos Agustín Balladares encabezó la presentación de la mesa político sindical que reúne a distintos gremios y mesas políticas que acompañan la candidatura del dirigente peronista del Frente de Lanús para Lanús. La presentación tuvo lugar en el local central del espacio y contó con la presencia de la segunda precandidata a concejal, Verónica Dell’Anna, y con el dirigente de Somos Barrios de Pie, Pablo Alburúa.

Primero se agradeció la concurrencia de más de 40 representantes de los gremios lanusenses y quienes tomaron la palabra fueron el secretario de recursos municipales del Sindicato de Trabajadores Municipales, José el “Tano” Occhiuzzo, y de Luz y Fuerza, Jorge Torres. Dell’Anna también tuvo su momento y cerró Balladares.

Balladares celebró el encuentro y planteó “por qué es importante que el movimiento obrero se vuelva a poner de pie” en el municipio. Expresó: “El peronismo de Lanús viene sistemáticamente perdiendo. Y cuando digo perdiendo no digo únicamente las derrotas electorales que son duras, difíciles. Muchas veces pueden ser multicausales. La peor derrota que tuvimos en Lanús fue de la política.

“Cuando (Néstor) Grindetti en 2015 gana las elecciones ahí definitivamente perdimos la política. Cuando los trabajadores perdemos la política, perdemos la única herramienta que tenemos para pelear contra los poderosos. El primer desafío que tenemos por delante es recuperar la política en manos de los trabajadores”, alentó.

Durante su discurso, recordó y trajo a colación la historia del Movimiento Obrero en Lanús y la influencia que tuvo en todo el recorrido histórico desde 1917 hasta la actualidad. “En Lanús, particularmente, decíamos la historia del Movimiento Obrero. Lanús existe, en definitiva, por el esfuerzo de los trabajadores y trabajadoras”.

Criticó a Grindetti, pero no a su gestión sino a su manera de hacer política. “Si Grindetti persigue algo es borrar nuestra identidad y nuestra historia. Ese objetivo de fondo tiene Grindetti: construir un sentido común lanusense que no tenga que ver con el laburo, con el esfuerzo, con la lógica del Movimiento Obrero, sino con la mirada porteña ligada a lo financiero”, denunció.

Balladares señaló que la lista 6 juega esta elección: “Para entrar al Concejo Deliberante, pero además, para construir una fuerza política que nos permita ponerle un freno a Grindetti en 2023 y poner un proyecto municipal de los trabajadores”. En ese sentido, agregó que el proyecto tiene que ver “con más trabajadores tomando definiciones políticas”.

También se refirió a los dos compañeros con los que compite en las PASO: “No voy a hablar de mis adversarios de las otras listas. Voy a hacer una descripción objetiva. Hay dos listas que nos remiten al pasado y una lista que mira al futuro. Ustedes ya las conocen y saben lo que pasa con el Movimiento Obrero. Yo en serio creo en el poder del MO con un rol protagónico para construir un futuro mejor para los vecinos y vecinas de Lanús”.

Lo que les pidió a los presentes es que hablen con sus compañeros trabajadores e insistió: “Expliquemos cuál es la lista que representa nuestros intereses. Hay algunos que están decepcionados o pinchados. Con el fuego sagrado de la militancia mostremos que hay un norte, que estamos construyendo un destino común, que no todo está cerrado y que necesitamos del aporte de todos para que este proyecto sea lo más amplio, integral y preciso posible”.

En el caso de la dirigente de la Unión Ferroviaria y segunda precandidata, Verónica Dell’Anna, también instó a redoblar los esfuerzos: “Caminemos por cada uno de los barrios, de las empresas, de las fábricas, de los comercios. Repitamos que la lista 6 es la lista de Agustín Balladares y que vamos a llevar la voz de las y los trabajadores”.

Algo a destacar es la importancia del rol de la mujer en la impronta de Dell’Anna, quien subrayó: “Veo muchos hombres y también hay mujeres sindicalistas. Hay muchas mujeres secretarias generales. Tenemos que acercarnos y ser parte de las mesas gremiales. Para las mujeres es difícil, pero también somos parte. Voy a seguir soñando con que el día de mañana haya una CGT con gordas, y no con gordos”.