Marcharon para exigir la detención de un joven que mató a su amigo en Banfield

La familia de Joaquin Alan Castillo, un joven de 19 años asesinado de un disparo en el barrio Villa Niza, en Banfield, realizó una marcha para exigir que se detenga al único responsable del crimen, que se dio a la fuga luego del hecho. Este lunes declararon los testigos directos y principales que eran los amigos de los dos jóvenes.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Gabriela, hermana de Joaquín, aseguró: “Queremos que la fiscal nos escuche porque tenemos miedo de que tapen todo y lo quieran dejar en libertad. Nosotros sabemos que en Navidad el chico estuvo con su familia y todavía no hicieron el pedido de captura”. 

El hecho ocurrió el lunes 21 último a las 12.30 de la noche cuando el acusado se acercó en su auto a la casa de Joaquin y le mostró el arma que tenía en su poder. Según lo relatado, se le escapó un tiro sin querer al joven que en vez de asistir a su amigo, se escapó del lugar. 

“Por ahora nos dijeron que tienen que tomar las declaraciones con los chicos que presenciaron y estuvieron ese día. Pero todavía no hay pedido de captura y queremos que el juzgado se empiece a mover porque tenemos miedo de que se tape con plata por los contactos que tienen”, manifestó la hermana de la víctima.

Los cercanos y la familia se reunieron en Pasaje Merlin 1946, donde ocurrió el homicidio, y comenzaron a marchar hasta la fiscalía. Si bien fueron atendidos por la secretaria de la fiscal Norma Morán, esperan poder manifestar su disgusto por la lentitud en la detención

Estamos muy nerviosos y ya no sabemos qué hacer. No sabemos si las pruebas son suficientes pero muchos vieron lo que pasó. Lo que necesitamos es que lo detengan y después la justicia determine lo que va a pasar”, afirmó Gabriela.

Además quieren solicitar que se disponga una seguridad en la casa de la madre del joven debido a que sufrieron algunas amenazas. La hermana de Joaquín aseguró que “hay mucho miedo” porque consideran que el acusado tiene contactos de una barra brava de la zona. 

“Es un chico del barrio, sabemos que el 24 él estuvo en la casa de sus padres y lo siguen tapando. El pibe tenía que estar detenido pero nadie hizo nada, no se están moviendo y ya pasó una semana”, alertó la familiar.

Si bien desde un principio se consideró que fue un accidente, la familia no descarta nada y resaltó la actitud que tuvo el acusado frente al disparo que recibió Joaquin, ya que se escapó sin hacerse responsable.

La causa – caratulada de “homicidio culposo” – se encuentra en la UFI 10 de Lomas de Zamora, a cargo de la fiscal Norma Morán.