En el día de “NiUnaMenos, arranca el juicio oral por el femicidio de Érica Soriano

Soriano Erica

Tras ocho años de la desaparición de Erica Soriano, este lunes comienza el juicio que se extenderá por diez jornadas y tiene como único imputado a Daniel Lagostena, quien era la pareja de la joven en 2010 cuando se la vio por última vez. La madre de la víctima, Esther Soriano, afirmó: “No se si es posible que se aplique perpetua. No quiero ponerle expectativas al caso pero lo mejor es manejarnos con posibilidades”.

También explicó que los cambiaron de fiscales tres veces en un período corto de tiempo, sin embargo, luego regresaron a la fiscal del inicio, Marina Rocovich, quien ya pidió perpetua en otros casos de femicidio. Aseguró que la presencia de Rocovich y del segundo fiscal a cargo, Gerardo Loureyro, le dan confianza.

El juicio está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora. En tanto, el juez de Garantías que elevó la causa a juicio fue Gabriel Vitale. Lagostena es acusado por homicidio en concurso ideal con aborto, en el contexto de violencia de género. Se estima que el juicio continuará hasta el 15 de junio.

La familia de Erica pide que se aplique prisión perpetua a Lagostena. Erica al momento de su desaparición, tenía un embarazo, producto de su relación con Lagostena. Si bien la familia deseaba que se realice un juicio por jurados, hoy manifiesta que no se “sienten tan solos” como en un principio.

Esther Soriano recalcó que se reúne con sus hijos y trata de recordar lo sucedido. “Pasó mucho tiempo. Estamos todos juntos y eso es muy importante”, sostuvo la madre de la víctima.

A pocos días de que el movimiento feminista marche bajo la consigna de “Ni Una Menos” en reclamo por los femicidios perpetrados en Argentina, Esther aseguró: “Si bien todos estos años he participado de la marchas de Ni una menos, hoy estoy abocada al juicio”.

 

El asesinato de Erica

Según la acusación Erica fue asesinada por Lagostena tras haber regresado de una consulta obstétrica a su casa, ubicada en la localidad de Lanús, entre las 22 hs de ese día y el 21 de agosto de 2010. Justamente, habría sido el acusado quien hizo desaparecer el cuerpo de la víctima.

Los familiares y amigos cercanos de la víctima, adjudicaron en su testimonio que Daniel y Erica mantuvieron una relación “tormentosa” desde el inicio de la misma. Lagostena controlaba los horarios de Erica, no le permitía usar maquillaje, le revisaba las redes sociales y se lo caracterizó como “celoso y manipulador”. Además, una cercana a la víctima declaró que Erica en varias ocasiones había manifestado su descontento con la relación definiendola como “su peor pesadilla”.