Piden el procesamiento del presidente del Tribunal de Casación bonaerense

Dos fiscales federales sostienen que, junto a policías y abogados, contribuyó a obtener pistas falsas sobre la “conexión local” del atentado a la sede de la AMIA, ocurrido en 1994. El juez Ariel Lijo deberá decidir si hace lugar a la requisitoria.

Dos fiscales federales pidieron este viernes el procesamiento del presidente de la Cámara de Casación bonaerense, Federico Domínguez, por supuesta "coacción agravada" reiterada en la investigación del atentado a la AMIA.

En un dictamen entregado al juez federal Ariel Lijo, solicitaron además que se cite a Domínguez a una ampliación de declaración indagatoria junto al destituido ex juez de la causa, Juan José Galeano y otros tres imputados como supuestos miembros de una "asociación ilícita" formada para obtener pruebas falsas e incriminar inocentes por el ataque terrorista del 18 de julio de 1994, que causó 85 muertos.

Los fiscales federales Ramiro González y el titular de la Unidad Especial AMIA, Alberto Nisman, pidieron procesar a Dominguez, a los ex comisarios bonaerenses Luis Vicat y Miguel Márquez y a los abogados Marta Parascándalo y Aldo Spicacci Citarella por supuestas "coacciones agravadas" a testigos y acusados en la causa.

Según la acusación se trató de presiones a tres ex policías bonaerenses, Mario Bareiro, Claudio Araya y Bautista Huici, para obtener declaraciones que comprometieran al entonces comisario de la fuerza, Juan José Ribelli, quien fue detenido por el atentado y resultó absuelto en un juicio oral en 2003.

Para los fiscales hubo un "mancomunado e ilegal proceder que tuvieron los imputados con el objetivo de aportar elementos tendientes a robustecer la falsa hipótesis de investigación del otrora juez de la causa, Juan José Galeano", según el dictamen al que accedió Télam.

Y para ello utilizaron "directa o indirectamente determinados mecanismos coercitivos sobre quienes se hallaban en inferioridad de condiciones, dada la situación de privación de la libertad en la que por entonces se encontraban".

Según los fiscales, todos "se valieron de sus respectivos roles, funciones y relaciones personales a fin de acercarse o ponerse en contacto con Bautista Alberto Huici, Diego Enrique Barreda y los familiares de Claudio Walter Araya, con el objetivo de intentar quebrantar su voluntad con un destino específico: que modificaran sus declaraciones en el marco de la investigación del atentado a la sede de la AMIA".

El objetivo era involucrar "en el hecho a Juan José Ribelli, a cambio de significativas dádivas de tipo económico o, más directamente, beneficios vinculados con la posibilidad de obtener la libertad y mantener o mejorar sus condiciones de detención".

Domínguez ya fue indagado en la causa y Lijo tiene pendiente de resolver su situación procesal.

Galeano ya está procesado por presunto "peculado", a raíz del pago ilegal de 400 mil dólares al acusado del atentado Carlos Telleldín para que declare contra policías bonaerenses.

El ex juez ya fue enviado a juicio oral por este delito junto al titular de la DAIA Rubén Beraja, a los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia y al ex titular de la SIDE Hugo Anzorreguy, entre otros procesados, en un debate aún sin fecha de inicio.

También será juzgado el ex presidente de la Nación Carlos Menem, procesado por "encubrimiento", a raíz del desvío de la llamada "pista siria" que apuntaba a sospechosos del ataque ligados con lazos de amistad a su familia.