Fijaron fecha de audiencia preliminar en la causa por la Masacre de Wilde

Telam 01/03/2020 Buenos Aires: La defensa de tres de los nueve ex policías acusados por la denominada "Masacre de Wilde", un emblemático caso de gatillo fácil cometido hace 26 años y en el que se dispararon cerca de 200 tiros que mataron a cuatro inocentes, pidió suspender la audiencia preliminar al debate previsto para el 30 de marzo porque busca que se realice un juicio por jurados y necesita "tiempo" para preparar la estrategia. Foto archivo: Rodriguez/telam/cf

A 7 años de la elevación a juicio, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora realizará el 26 de octubre próximo la audiencia preliminar en la causa por la denominada Masacre de Wilde, ocurrida en enero de 1994. Luego de esa instancia, se deberá realizar el juicio oral.

Por el caso se encuentran imputados, pero en libertad, 9 ex policías de la Brigada de Investigaciones de Lanús. Están imputados de cuádruple homicidio agravado.

“La expectativa que tenemos es que después de esta audiencia, fijen fecha de juicio rápidamente”, expresó Raquel Gazzanego, viuda de una de las víctimas, Edgardo Cicutín.

En tanto, planteó que espera que la defensa de los ex policías “no vuelvan a hacer planteos que ya fueron rechazados solamente para demorar el juicio”.

Durante la audiencia preliminar que se realizará el 26 de octubre próximo, la fiscal Viviana Simón, los abogados de las víctimas y los defensores particulares y oficiales de los imputados detallarán los testigos que consideran que deben prestar declaración en el juicio oral.

Aún no trascendió la forma en que se realizará la audiencia preliminar pero se descuenta que será con la aplicación de protocolos, con semi presencialidad, tal como se han venido desarrollando las audiencias en los últimos meses en los tribunales boanaerenses.

La Masacre de Wilde ocurrió el 10 de enero de 1994, cuando policías de la entonces Brigada de Lanús persiguieron a los ocupantes de dos autos, presuntamente al confundirlos con un grupo de delincuentes que buscaban y los asesinaron a balazos.

Las víctimas fueron el remisero Norberto Corbo y sus pasajeros, Claudio Mendoza y Enrique Bielsa, quienes viajaban a bordo de un Peugeot 505, y el vendedor de libros Edgardo Cicutín, que se trasladaba en un Dodge 1500, conducido por Claudio Díaz, el único que sobrevivió al ataque.

De acuerdo a los peritajes, ambos vehículos y las víctimas recibieron unos 300 impactos de bala calibre 9 milímetros disparados con pistolas y al menos un subfusil Uzi.