Caso Ivana Correa: Para la mamá, nadie busca al femicida prófugo

Correa Liliana

Ivana Correa fue rociada con alcohol y asesinada el 23 de enero de 2011, en la localidad de El Jagüel. Dos tribunales condenaron a su pareja y le aplicaron 18 de prisión. El sujeto – Roberto Almirón – estuvo sólo 15 días detenido. La Cámara de Apelaciones de Lomas lo liberó hasta que quedara firme la condena. Cuando ocurrió eso, se había fugado. Lleva escondido más de dos años. Para Liliana Correa, “no puede ser que esconda tanto tiempo” y afirma que al femicida “nadie lo está buscando”.

 

En diálogo con Diarioconurbano.com, al cumplirse 7 años del femicidio de su hija, Liliana explicó que “el abogado, el juez (del Tribunal Oral 4 de Lomas), y la policía me dicen que lo buscan pero no lo encuentran. No puede ser que se esconda tanto tiempo. Para mí, en realidad, nadie lo está buscando”.

La mamá de Ivana – que dejó un hijo y una hija – detalla por dónde se lo buscó a Almirón y concluye: “es como que se lo tragó la tierra”.

Si bien los investigadores confían que la detención del femicida es “una cuestión de tiempo”, Liliana Correa quiere resultados. “No quiero que lo detengan a los 80 años y se vaya a la casa. Quiero que vaya a la cárcel como lo dictaminaron los jueces”.

El crimen ocurrió la madrugada del 23 de enero de 2011 en el barrio Coca Cola, de la localidad de El Jagüel, en Esteban Echeverría.  Se generó una discusión de Ivana Correa, de 23 años, con su pareja Almirón, donde la joven fue rociada con alcohol y quemada en el rostro y el torso por completo.

Almirón la llevó al Hospital de Monte Grande, donde también él tuvo que ser asistido por las quemaduras en las manos. Seis días después, la joven falleció en el Hospital de San Martin, de La Plata. El hombre declaró que ella misma se roció alcohol y se prendió fuego, pero la madre de la víctima denunció que fue  él quien la atacó. 

El 24 de junio de 2014, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 condenó a Roberto Almirón  a 18 años de prisión por el crimen de su ex pareja, Ivana Correa, quien murió tras sufrir quemaduras luego de aquella discusión de enero de 2011.

La Cámara de Casación convalidó la condena de primera instancia y fue detenido por incumplir las medidas que fijaron los jueces para que mantuviera la libertad hasta la ratificación del fallo original en la Suprema Corte bonaerense.

Pero, a los pocos días, la defensa interpuso un hábeas corpus ante la Sala III de la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora y los jueces le otorgaron la libertad al femicida. Desde ese momento, en octubre de 2015,  nunca más se lo pudo ubicar y permanece prófugo. Ahora tiene un pedido de detención nacional e internacional.