Cayó más de 30% la inversión directa extranjera

Tras haber ascendido al equivalente a u$s4.057 millones en los primeros tres meses de 2012, descendió a u$s2.780 M en igual período del corriente año, informó el Indec. No se calculó la deuda con casas matrices.

El cuadro 9 del Balance de Pagos muestra que el principal componente de la IED volvió a ser la reinversión de utilidades de las empresas de capital extranjero que operan en la Argentina, es decir que no se trata de ingresos reales sino de recursos generados por su actividad dentro de las fronteras. Representó casi 71% del total, en comparación con menos de 56% que significó un año antes.

Claramente el factor determinante de semejante crecimiento relativo fue la restricción informal que impusieron las autoridades económicas al giro de dividendos a los accionistas del resto del mundo.

Semejante traba no sólo provocó un claro efecto desaliento a hundir capitales en emprendimientos productivos, sino también incentivó la cancelación de créditos financieros tomados en las casas matrices, por temor a que el cepo se extendiera al pago de deuda externa.

De ahí que por segundo trimestre consecutivo el Indec se abstuvo de calcular la deuda de las empresas locales de capitales foráneos con sus casas matrices y filiales del resto del mundo, las cuales a fines de marzo de 2012 era equivalente a u$s788 millones.

Además, en contrapartida, se observó una reducción de poco más de 30% en la contabilización de aportes de fondos frescos del resto del mundo, a u$s712 millones, fue el menor registro trimestral desde el último cuarto de 2010, cuando la economía seguía afectada por la crisis en las grandes naciones desarrolladas.