Portada » Insaurralde acumuló poder y creció la oposición en un año sin descanso

Insaurralde acumuló poder y creció la oposición en un año sin descanso

Compartir la nota

Insaurralde CierreDeCampaa 2La vuelta de Insaurralde al distrito, la puja por ser precandidato a la gobernación, el fortalecimiento de su vínculo con Scioli, las idas y vueltas del los hospitales Llavallol y Alende, el fin de la mayoría simple en el HCD, los cambios en la oposición, fueron algunos de los hechos resonantes de un año agitado en Lomas.

 

Como todo año electoral, 2015 generó el clima perfecto para que muchas figuras políticas revelen sus cartas o arriesguen jugadas en pos de una estrategia para consolidar su candidatura, una situación que en Lomas se vivió desde bien temprano.

Si bien la vuelta formal del intendente, Martín Insaurralde, al gobierno del distrito se dio a fines de 2014 fue un hecho político con repercusión en el corriente año, donde MI buscó usar su gestión municipal como plataforma de salto hacia el sillón de Dardo Rocha. Aunque la historia de la sucesión en la Provincia de Buenos Aires ya es conocida, fue un eje central en el desarrollo político de los primeros meses del año.

El coqueteo con el massismo llevó al exdiputado a alejarse del por entonces precandidato presidencial Daniel Scioli, pero un acto de egreso de la Policía Local a comienzos de Marzo sirvió como muestra pública de que el lomense iba a estar cerca del exgobernador bonaerense.

Mientras el jefe comunal bosquejó su estrategia, la oposición replicó el esquema a nivel nacional con la caída de las expectativas del Frente Renovador (FR) y el crecimiento del PRO, luego devenido en Cambiemos.

En ese contexto, Gabriel Mércuri, fiel a sus costumbres, dejó atrás un dividido massismo y se convirtió en punta de lanza de la alianza opositora a pocos días del cierre de listas, dejando enojados a varios puros del PRO y también al radicalismo, con el que surgieron peleas por la negación a “prestar” la boleta de Mauricio Macri para las PASO.

A las peleas entre Marcelo Pellegrini, exprecandidato a intendente por la Unión Cívica Radical dentro de Cambiemos, con Mércuri, se sumaron las de los massistas Ramiro Trezza y Juan Carlos Véliz por el armado de la lista final de cara a las elecciones generales.

La relación entre ambos dirigentes del FR fue tensa durante todo el año y llegó al punto de que en medio de una sesión del Concejo Deliberante, Véliz, recién ingresado al recinto, insultara a Trezza al grito de “puto, culo roto”.

Con MI pensando en la provincia, algunos nombres dentro del insaurraldismo comenzaron a apuntarse a la carrera por la intendencia, al igual que otros sectores del Frente para la Victoria (FPV) impulsados por la idea de poner en jaque a los que se mostraron cerca o con el FR. Sin embargo, el anhelo de la gobernación no prosperó e Insaurralde consiguió nuevamente reunir a todos los sectores en una sola lista con la ganó ampliamente las elecciones.

Pese a la victoria, la idea de una administración provincial en contra y, posteriormente, de un gobierno nacional también a contramano no hicieron de ese triunfo un festejo completo, más aún cuando los números finales determinaron que el FPV sólo ostentaría el 50 por ciento de las bancas en el Legislativo municipal.

En el orden Legislativo, dos de los grandes ejes de discusiones durante el año fueron la provincialización del Hospital Alende y la reapertura del Hospital de Llavallol, cerrado por quiebra.

Ambos conflictos se vieron vinculados como causa y consecuencia de una misma acción. Los problemas constantes en el Alende generaron varios proyectos en el concejo elaborados por la oposición y con las consecuentes respuestas del oficialismo, hasta que a mediados del año comenzaron los anuncios sobre el pase a la órbita bonaerense, hecho que destrabó la situación del Llavallol, que ya tiene un proyecto de expropiación con media sanción en el Legislativo provincial.

Tras los resultados electorales, el panorama lomense se vio modificado en el último mes en algunos aspectos importantes. En primer lugar, la ya nombrada división más repartida en el HCD; en segundo término la consolidación de Insaurralde como una figura fuerte en la Tercera Sección Electoral y su rol importante en el triángulo con Mariano Cascallares y Fernando Gray en el armada de Daniel Scioli para ganar el PJ; y en último lugar la buena relación que ha mostrado el intendente con los funcionarios del nuevo gobierno PRO en las primeras visitas al distrito, algo que no cayó bien en varios dirigentes peronistas.

El 2016 deja planteados desafíos importantes como la reconstrucción de peronismo provincial con MI en el juego, el rol de la oposición local con más presencia, la gestión con estratos superiores que no coinciden en el color político, y el comienzo de una carrera de regularidad hacia la gobernación 2019.


Compartir la nota

Desde 2013 informándote sobre todo lo referido al conurbano bonaerense.

 

Siempre la más variada y mejor información.

Últimas noticias

Más leídas de la semana

@2022 – Todos los derechos reservados por Diario Conurbano Prohibida cualquier reproducción total o parcial.