Sigue prófuga parte de la banda que asesinó al jubilado de Turdera

A casi seis meses del crimen de José Gatto, el jubilado de 74 años asesinado por delincuentes a fines de mayo último en su vivienda de la localidad de Turdera, su familia exige avances en la causa para dar con los prófugos. Por el homicidio hay dos detenidos por el delito de “homicidio y robo agravado por el uso de arma de fuego”.

En diálogo con DiarioConurbano.com Agata, la hija de la víctima, manifestó: “Todavía falta que detengan a más personas. Me dicen que dispusieron las medidas para dar con los prófugos, pero que no los pueden encontrar. Los que están presos aparentemente son los que organizaban las entraderas, pero dónde están los asesinos”.

En ese sentido, la mujer manifestó que lo único que está pidiendo es que “se aclare algo que no tenía que haber pasado”. “Solo pido que busquen a las personas que ingresaron a la casa, lastimaron a mi hermano y mataron a mi papá, quiero justicia”, manifestó.

A principio de junio se detuvo a tres hombres acusados por el delito de “homicidio y robo agravado por el uso de arma de fuego”. Sin embargo, al poco tiempo, uno de ellos fue liberado porque “no había elementos que lo involucrara con el robo”.

En cuanto al expediente que se encuentra en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°11 especializada en Entraderas y Escruches del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, la mujer explicó que “todavía no hay nada concreto”. “Están recaudando pruebas, pero pasaron cinco meses y todavía hay gente suelta”, afirmó.

El hecho

El dramático hecho de inseguridad ocurrió el viernes 28 de mayo de este año, alrededor de las 21, cuando José Gatto, de 74 años, llegó a su casa ubicada junto a su comercio de venta y reparación de radiadores, en la avenida Hipólito Yrigoyen y Azcuénaga, en Turdera.

El hombre fue interceptado por dos delincuentes que, a punta de pistola, lo ingresaron por la fuerza a su vivienda. Allí se toparon con su hijo, Nahuel, a quien golpearon en la cabeza. El hombre fue llevado, amenazado, por los delincuentes al comercio. Previamente, los sujetos ataron a su hijo.

Al parecer, el comerciante habría intentado forcejar con los ladrones y uno de ellos le disparó dos veces. Los sospechosos escaparon en la camioneta Berlingo de la víctima que luego fue encontrada abandonada y prendida fuego en Llavallol.