Lanús: La familia de un joven ferroviario preso denuncia que le “armaron la causa”

Raúl González, un joven ferroviario de 28 años, oriundo de la localidad de Rafael Calzada, en Almirante Brown, está preso desde octubre de 2020. Lo acusan del robo a una efectivo de la Policía de la Ciudad, pero su familia asegura que la causa “está armada” y reclama su liberación.

Según la familia, el día 1 de octubre de 2020, Raúl González salió de su casa cerca de las 9 de la mañana para ir a trabajar. Antes, pasó a buscar a un compañero en Banfield, en el camino compró en un supermercado y siguió el viaje. En 29 de septiembre y Murature, en Remedios de Escalda, lo detuvo un operativo de la Policía Federal Argentina (PFA).

“En el control policial le pidieron la documentación del auto y le preguntan qué tenía. Mi hermano responde que tenía un revólver que es de su propiedad. Luego lo bajan, lo esposan, y lo tienen ahí durante dos horas. Piden más refuerzos y después se acerca un Policía de la Federal que le dice ‘te van a hacer un favor, dejanos el arma, y andá a trabajar’. Mi hermano se niega y pide que lo lleven para hacer la denuncia y entregarles el arma”, explicó Carlos, hermano de Raúl, en contacto con DiarioConurbano.com.

Luego de ese episodio, según el relato de Carlos, lo trasladan a su hermano y a su compañero hasta la Comisaría Segunda de Lanús, para una averiguación de antecedentes. Cuando llega a la dependencia, una oficial de la Policía de la Ciudad, lo acusa de un robo.

“En la comisaría había una agente de la Policía de la Ciudad que al ver llegar a mi hermano lo acusa de robarle su celular, a las 6.20, en Gerli. La mujer declara que reconoció el arma, que en el hecho le pegó un culatazo y cayó en el piso. Después agarró un machete, le cortó la campera, y le sacó el celular. Tardó seis horas para denunciar y cuando mi hermano llegó ella ya sabía todo lo que él tenía en el auto”, detalló el hombre.

Y agregó: “Luego la llevan a la denunciante hasta el auto y verifica una campera verde de mi hermano y un machete que tenía en la caja de herramienta. Ella sabía todo. Una vez que se realiza la declaración le informan a mi hermano que queda detenido por portación de arma ilegal y robo calificado”.

Según la familia de Raúl, en la filmación del video del hecho que denuncia la agente, hubo un robo. “Se observa al delincuente con una campera blanca y una gorra”.

“Ella dice que lo reconoce a mi hermano por el pelo y la fisonomía. Mi hermano entró en la comisaría con el barbijo y, ¿cómo hizo para reconocerlo por el pelo?. En el video se ve que el delincuente tiene una gorra y la campera no coincide. No se ve que tenga un revolver ni un machete.  Para nosotros es una causa armada porque él se negó a entregarles el revólver en el operativo. Él está por la versión de ella, después, no hay más nada”, señaló.

Por otro lado, Carlos explicó que en estos ocho meses, la familia presentó las cámaras de la casa de Raúl y las del supermercado chino donde compró antes de pasar por la casa de su compañero, las antenas telefónicas que demuestra que Raúl estuvo toda la noche en su casa así como testimonios de la familia y vecinos.

Sin embargo, ahora el fiscal de la causa, que está en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Lanús, pretende que sea elevada a juicio.

“Nuestro abogado se va a oponer a la elevación a juicio y va a pedir la libertad por falta de mérito, pero no tenemos confianza, porque el fallo lo tiene que dictar el mismo juez que le negó la excarcelación. El juez José Luis Arabito le negó la excarcelación porque para él podía entorpecer la causa”, finalizó.