A 3 años de la Masacre de Transradio, denuncian que la fiscalía quiso responsabilizar a los detenidos

A tres años de la Masacre de Transradio, familiares de las víctimas realizarán una jornada con radio abierta para exigir justicia y visibilizar la situación de superpoblación de las Comisarías en la Provincia de Buenos Aires. El hecho fue un incendio en una comisaría que terminó con la muerte de 10 personas privadas de su libertad. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Matilde Rojas, madre de uno de los fallecidos, aseguró: “De alguna manera se naturaliza las condiciones de vida en las comisarías y si buscamos la reinserción este no es el camino. Pedimos justicia pero también pedimos por el derecho de los detenidos actuales”. 

Familiares acompañados por la Comisión Provincial por la Memoria, realizarán a las 16 horas frente a la estación de Montegrande una radio abierta para reclamar que la investigación tome en cuenta las responsabilidades de los efectivos policiales y los funcionarios. 

“No estamos de acuerdo con la línea de la fiscalía, él hace todo para retrasar la investigación y no involucró a los policías. No quiso buscar la responsabilidad de ellos e intentó cerrar la causa culpando a los 3 detenidos”, opinó Rojas.

En este marco, las familias de los diez detenidos que murieron en 2018 se reunieron con Julio César Alak, ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, para informarlo sobre la situación de la causa luego de que solicitaron la recusación del fiscal y fue denegada. 

“El fiscal fue llamado la atención, se le pidió que cite a declarar a Ritondo y a la Policía porque tienen responsabilidades sobre lo ocurrido. Y queremos que eleve la causa lo antes posible”, expresó Rojas.

La Comisaría tenía alojados a 27 detenidos. Por celda podía haber cinco personas y solamente en la celda donde comenzó el incendio, había 12. Lo mismo ocurrió en la llamada celda de castigo, que es para una sola persona, y había por lo menos cinco detenidos. 

“Un detenido no puede estar más de 48 hs en una Comisaría y los siguen alojando por meses. Había detenidos que hacía un año estaban ahí. Mas allá de que ellos estén ahí, deben poder vivir dignamente si esperamos que se reinserten a la sociedad”, manifestó la madre de Elías Soto, una de las víctimas del incendio.

El hecho

El hecho sucedió en la madrugada del 15 de noviembre de 2018 cuando los detenidos de la comisaría agruparon los colchones del edificio para prenderlos fuego a modo de protesta debido a que los efectivos policiales les habían cortado la luz mientras escuchaban música y también por las condiciones insalubres en las que se encontraban.

Actualmente la Comisaría no funciona como tal luego de que las familias de las víctimas exigieron su cierre. En la causa interviene la UFI 4 descentralizada de Esteban Echeverría.