Villa Albertina: La historia de una escuela que lleva casi un año sin gas

“Estamos en una emergencia educativa.  No tenemos gas desde agosto del 2018 y no nos da respuesta la Provincia”, manifestó la delegada gremial de la escuela N°46 de Villa Albertina, donde tras una revisión encontraron pérdidas externas y le cortaron el gas sin repararlo desde entonces. Según un relevamiento del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA), en Lomas de Zamora hay unas 50 escuelas sin gas.

Luego de que el año pasado murieran dos profesionales de la educación en Moreno por una explosión de gas, desde la Provincia dispusieron revisiones en todas las escuelas, que terminaron con el corte de suministro de gas por las fallas en su seguridad. Sin embargo, no se resolvieron las pérdidas desde agosto del 2018. Es por eso que la escuela de Villa Albertina no puede calefaccionar la institución desde entonces y clausuró la cocina.

Viviana Werenchuk, delegada gremial de SUTEBA, explicó que «no llegó licitación de obra» o «una posible solución». La escuela tiene pérdidas externas de gas y una fuga en la cocina. «La responsable de esto es la Gobernadora Vidal por la reducción en el presupuesto. Los chicos se mueren de frío en la escuela», apuntó.

Ante la falta de gas y las bajas temperaturas, intentaron calefaccionar la escuela con estufas eléctricas, lo que produjo que se incendie el disyuntor ante tanta demanda. La institución tuvo que suspender en varias ocasiones el dictado de clases por las bajas temperaturas.

En este sentido, la delegada criticó: «Entendimos lo que es tener frío de verdad. La Provincia no responde vía consejo escolar y esto es un desastre«.

Además del faltante de gas, los alumnos de la escuela se ven afectados por la reducción en el presupuesto del Servicio Alimentario Escolar (SAE). La delegada gremial afirmó que «el servicio es un sanguchito o medio» debido a que son 800 chicos y les otorgan 450 cupos, entonces cuando la matrícula es completa el cupo no es suficiente.

En esta línea, Werenchuk relató que los padres comenzaron a juntar firmas y pretenden ir a La Plata a manifestar las falencias de la institución que en primaria tiene 800 alumnos y comparten el edificio con la secundaria 33 que tiene otros 800 más.

«Con hambre y con frío no se puede aprender. No es lo mismo pensar y resolver actividades muriendose de frio», contó Werenchuk.

A su vez, planteó que la comunidad educativa tiene grandes problemas debido a que los padres de muchos estudiantes se quedaron sin trabajo y los niños llegan con hambre a clases. «Es una cadena de situaciones de la mala gestión gubernamental y las necesidades que hay son terribles. La escuela tendría que estar mejor provista para su atención porque el chico no viene igual», especificó.