Una vecina del Barrio Obrero perdió su casa tras un incendio provocado por sobrecarga eléctrica

A una vecina del Barrio Obrero, en Lomas de Zamora, se le prendió fuego su casa el 25 de diciembre  último por la tarde, luego de que un cable entrara en cortocircuito por colapsar en la demanda de la fase. No es la primera vez que sucede un incendio por la sobrecarga de la red eléctrica y los vecinos plantean la preocupación constante frente a incendios en el verano por esta causa.

Johana Reinoso, la mujer que perdió su casa, aseveró en diálogo con DiarioConurbano.com: “Perdí todo, podría haberle sucedido a cualquier persona del barrio pero mi casa al ser de madera en media hora se quemó. Queremos que tener un lugar seguro para vivir porque no podemos irnos a otro lugar”.

El incendio se originó debido a que muchas casas están conectadas a una misma fase, lo cual genera que se sobreexija su uso. La mujer estaba en su casa con dos de sus hijos más chicos y su sobrina cuando comenzó a prenderse fuego la parte delantera del domicilio, ubicado sobre la calle Unión Real, del asentamiento Padre Mugica, en el Barrio Obrero.

Debido a que eran las 16, Reinoso pudo ver que el fuego había tomado su casa y pudo salir enseguida pero en menos de media hora terminó de quemarse por completo por el material de la casa.

“Era una casa precaria y en el barrio se vive un abandono total. Todos mis vecinos salieron para tratar de apagarlo pero tenemos problemas con la luz y el agua. Agua no sale en todo el día y no teníamos agua para apagar el incendio”, apuntó Reinoso.

Además explicó que no poseen medidores y que en reiteradas ocasiones se le solicitó a Edesur que intervenga para colocar la instalación como corresponde pero que se negaron a hacerlo “por ser un asentamiento”.

“Están todos los cables enganchados y se calienta muchísimo cuando hay mucha demanda de energía. El cable se prendió fuego y tomó enseguida la madera de mi casa”, contó la mujer que actualmente se hospeda en la casa de su hermana.

A su vez, Reinoso afirmó que hace un mes se reunieron delegados del barrio por el conflicto de la luz con empleados de Edesur con el objetivo de que instalen medidores y les paguen por hacerlo. En este sentido, la vecina especificó que “en un mes iban a dar una respuesta para ver qué podrían hacer”. Luego de salir de la casa mientras se incendiaba, llamaron a los bomberos, quienes tras intentar apagar el fuego, le dieron un certificado para constatar que había perdido la casa, junto con los documentos entre otros bienes.

“Yo ya perdí todo, pero tiene que haber más seguridad. Yo tengo que seguir viviendo acá, somos personas y por más que estemos en un asentamiento queremos seguridad. No tenemos donde más vivir”, explicó Reinoso.