Una fotógrafa de Burzaco hace sesiones de fotos por video llamadas

Pamela Villalva es fotógrafa de la localidad de Burzaco y tuvo que reinventarse para continuar con su actividad en medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio: Sesiones de fotos por video llamadas. La idea que surgió en conjunto con otros colegas de la zona es una nueva opción para que sus clientes puedan tener el recuerdo de cualquier evento: cumpleaños, embarazo, día del padre, sin tener que moverse de sus casas.

“La idea viene de un italiano que en confinamiento decidió realizar fotos. Entonces, con mi círculo de colegas y amigos empezamos a experimentar esta movida. Después lo vi como una vía para poder seguir trabajando y no perderme los festejos de mis clientes, de las familias que me eligen siempre, porque con la cuarentena todos los trabajos quedaron parados. Empecé por curiosidad para ver de qué se trataba y para mover la actividad y después terminé usándolo como nuevo medio de trabajo”, explicó la fotógrafa en diálogo con DiarioConurbano.com

Pamela, de 32 años, arrancó con la fotografía como un juego, le empezó a gustar, y se puso a estudiar en el Centro Cultural No me Olvides de Lomas de Zamora –que hace unas semanas cerró sus puertas por la pandemia- y después siguió perfeccionándose en distinto talleres. También es profesora de Educación Física pero hace unos años se quedó sin trabajo y fue en ese momento donde se dedicó de lleno a la fotografía.

Para conocer el trabajo de Pamela Villalva: https://linktr.ee/pamelavillalva.fotografia

“Con la pandemia muchos eventos se suspendieron y hay un montón de cuestiones que cundo uno es emprendedora se complica mucho más, pero todo esto, me generó más seguridad”, afirmó.

¿Cómo se realizan las fotos? El trabajo es en conjunto con el cliente y se hace a través de WhatsApp. “Lo primero que hago es ver cómo es la luz de la casa para saber en qué momento se pueden hacer las fotos. Ellos tienen que acomodar el celular de alguna manera y yo direcciono desde mi casa para que la foto me quede como a mi gustaría, después lo edito. Trato de que quede estéticamente lindo y que no se pierdan esos momentos importantes de la familia porque siguen pasando cosas: cumpleaños, embarazos”, describió.

No obstante, admitió que no es lo que el cliente soñó para su fiesta, ya que de no estar en aislamiento, las fotos se hubiesen hecho en exteriores o en el salón  donde se realice el festejo de cumpleaños. Pero la idea es que de alguna manera, ese recuerdo quede reflejado en las fotos. “Tengo familias que me eligen hace años. Entonces, saber que a pesar de la pandemia conectamos igual, es muy lindo”, señaló la joven.

Contó, además, que entre los desafíos que tiene esta nueva forma de trabajar fue “lograr direccionar a la persona”. “Yo soy documentalista y no intervengo casi en las sesiones de  las fotos. En los cumpleaños, por ahí, en el momento de la torta aparezco, pero siempre estoy como escurridiza, trato de no intervenir en los momentos. Y, lo que me pasó con esta nueva experiencia, es que tengo que intervenir sí o sí, para direccionar. Primero les pido que lo hagan un poco posando, guiándolos, y después va fluyendo”, remarcó.

Si bien las sesiones de fotos por video llamada empezaron como algo alternativo para seguir trabajando en medio de la pandemia, la fotógrafa, asegura que la gente “lo aceptó y se enganchó”, y no descarta, que se pueda seguir realizando al finalizar el aislamiento.

“Cuando empecé a postear las fotos que iba haciendo de pruebas, me empezaron a llamar mis clientas para hacer cosas. Ahora tengo fotos para el día del padre y un par de cumpleaños. Esta buenísima la movida porque después de la pandemia se puede seguir haciendo y expandir el producto a otro lugar. Ahora, estoy por hacer una sesión de fotos de la nueva colección en una casa de ropa”, comentó.

Por Mabel Cáceres