Una cooperativa que trabaja, desde la cultura, por la inclusión de los presos

Se trata de En los Bordes Andando (ELBA), que desarrolla una importante tarea en unidades penales federal con los internos, a través del arte y la comunicación. La cooperativa – que acaba de cumplir seis años de existencia – propone legislar como políticas de Estado las iniciativas de inclusión.

Por Manuel Rodríguez

La cooperativa En los Bordes Andando (ELBA), que trabaja dentro de unidades penales con los reclusos a través del arte y la comunicación, festejó su sexto aniversario y remarcó la necesidad de “legislar” para que la “inclusión de los presos en la sociedad”.

“No hay que reinsertar a nadie en ningún lado porque la cárcel es parte de la sociedad. Si hablamos de reinserción, muchos de los estos pibes vienen de sectores muy vulnerados, y reinsertar suena a volver a ponerlos en el mismo lugar. La idea es incluir desde la cultura, la educación y el trabajo”, señaló Yair Biela, uno de los responsables del proyecto, en una charla con Aire Nativo, que se emite por Radio eLe, FM 93.30.

Y añadió: “Es un discurso que estuvo puesto en los medios y en la política durante años. No es que uno se confunde, es que lo confundieron mucho tiempo”.

Desde el 2008 ELBA efectúa  talleres de pensamiento, expresión, periodismo, cine, música y arte en las unidades 31 del Complejo Federal de Detención de Mujeres de Ezeiza, y 24 y 26 del Complejo Federal de Detención de Jóvenes Adultos de Marcos Paz, con el objetivo de brindar herramientas a internos para su vida fuera de las celdas y generar un espacio para la reflexión.

Entre sus proyectos más ambiciosos se encuentra la revista “ELBA – Textos desde la cárcel”, que es realizada por los propios integrantes de los talleres y tiene el padrinazgo del escritor y periodista Osvaldo Bayer, desde donde se intenta demostrar que los reclusos son parte de la sociedad.

 En ese sentido, Biela se refirió a la discusión sobre la inseguridad y apuntó que “sólo se analiza y se debate en términos delictivos”, y que si bien “es una realidad”, el debate debe pasar, también, por “el acceso a la educación, a los servicios de salud y la lucha contra el hambre”.

“Vivimos en una Argentina que en los últimos creció mucho en cuanto a inclusión y derechos 10 años, pero no alcanza con eso. Hay que legislar. Existen muy buenas decisiones y dirigentes políticos que llevan un buen trabajo adelante, pero ¿qué pasa cuando la gestión se vaya? Se caen las decisiones políticas”, explicó el artista, que se convirtió en referente de la Unidad de Marcos Paz, donde cumplió su condena.

Y sentenció: “Algunos de nosotros pasamos por una situación de encierro, donde la ley de cooperativismo nos prohíbe formar parte de un consejo de dirección. Se presentó un proyecto desde el Frente para la Victoria para eliminar esa doble condena”.