Un vecino de Temperley es voluntario para la vacuna china y ya se dio las dos dosis

Mientras varios laboratorios llevan adelante los estudios de la fase 3 de las vacunas que desarrollaron en el marco de la pandemia, un vecino de Temperley decidió ponerle el cuerpo a las pruebas de la compañía china Sinopharm y en diálogo con DiarioConurbano.com contó su experiencia.

Gonzalo Ceriale, vecino de Lomas de Zamora, es parte de los 3 mil voluntarios argentinos que se ofrecieron y ya se dio las dos dosis de la vacuna. “Me movilizó ayudar básicamente porque en realidad no hay un beneficio específico. Me gustó que la vacuna de china se hiciera con fondos nacionales y cuando me presenté, me llamaron enseguida”, afirmó a este medio. 

Se trata de un estudio doble ciego aleatorizado, es decir que los voluntarios fueron divididos entre los que recibieron la vacuna y el placebo -una sustancia inerte-, y ni los investigadores ni los participantes saben a qué grupo fueron asignados. 

Gonzalo contó que había visto que varias vacunas buscaban voluntarios pero nunca llegó a presentarse. Sin embargo, cuando vio la convocatoria de Fundación Huésped, a cargo de gestionar el estudio de fase III de esta vacuna contra el SARS-CoV-2, no lo dudó.

“Hay mucha gente que tiene cierto prejuicio con las vacunas en proceso o piensan que es peligroso, muchos amigos me preguntaron si estaba seguro pero nunca lo vi de esa manera. Nada más tuve un poco de dolor de cabeza y ni siquiera sé si es por la vacuna”, explicó.

Fundación Huésped convocó a los voluntarios en septiembre y luego de que Gonzalo se inscribió, lo llamaron para hacerle una serie de preguntas generales. Después de pocos días le confirmaron que había sido seleccionado.

Para hacerse los primeros estudios de anticuerpos, VIH y un hisopado, le ofrecieron cubrir los costos de traslado a los centros de Huésped y según lo relatado, siempre fueron muy “cálidos”. 

En este sentido, Gonzalo relató: “Nunca dude en nada, estoy muy tranquilo y trato de olvidarme de que recibí las dosis. Mi vieja es farmacéutica y entiende la situación de ser voluntario, sabe que no hay un riesgo real, no te vas a morir ni te va a salir una tercera pierna”. 

El estudio va a durar 12 meses, comenzó con una primera dosis y a las tres semanas se dio la segunda dosis. Luego de ser vacunado, le hicieron bajar una aplicación al celular para que complete un formulario y conteste algunas preguntas todos los días.