Temperley: La Cámara de Comercio denunció competencia desleal de los supermercados

El presidente de la Cámara de Comercio de Temperley, Reynaldo Colla, apuntó contra el comercio de productos no esenciales en las góndolas de los súper e hipermercados de la zona: “¿Por qué ellos pueden y los comerciantes chicos de acá no?”. Además, advirtió que los pequeños comerciantes “la están pasando muy mal y ellos son la capa intermedia que no recibe ayuda”.

A poco de cumplirse dos meses y medio de la aplicación de la cuarentena obligatoria, los pequeños y medianos comerciantes de rubros no esenciales continúan golpeados por la imposibilidad de abrir al público y la caída generalizada en el consumo.

“Están muy complicados los comerciantes porque no pueden abrir y tienen que pagar el alquiler y las tasas de Seguridad e Higiene sin saber cuándo van a poder volver a trabajar” lamentó Colla en diálogo con DiarioConurbano.com.

Asimismo, apuntó que si bien existe conciencia de cuidado y de que el aislamiento resulta efectivo en materia de salud, éste genera desequilibrios porque no reciben beneficios del Estado en esta situación como los sectores más necesitados.

“Los comerciantes en general, a excepción de los gastronómicos que trabajan, la están pasando muy mal y ellos son la capa intermedia que no recibe ayuda”, observó.

Por otra parte, advirtió que los locales de indumentaria o bazares, por ejemplo, son víctimas de competencia desleal por parte de hipermercados que en sus góndolas exhiben productos no esenciales.

“Es una barbaridad. Ropa no se puede vender porque no se la pueden probar los clientes pero van a la góndola, se la llevan y después la traen de vuelta porque no les entró, con los juguetes pasa lo mismo porque no se puede vender pero van al supermercado y compran. ¿Por qué ellos pueden y los comerciantes chicos de acá no?”, analizó.

En ese sentido, indicó que que “el problema con la pandemia es tan grande que el Gobierno se entera de los problemas a medida que van apareciendo” y criticó que desde el Ejecutivo “se volcaron muy bien al sector obrero pero se les escapó el escalón de arriba, el del pequeño empresario y comerciante que por ahí es jubilado y no califica para recibir ayuda”.

Asimismo, el comerciante advirtió que con este escenario “la recuperación económica va a tardar muchísimo”. “La gente no va a ir enseguida a un restaurante, no solo por temor al contagio sino además por la falta de plata”, explicó, aunque vaticinó “se va a salir a pesar de que cueste hacer arrancar la rueda, siempre cuidándose”.

“Todos los que son de la clase media ahora están sin dinero y va a costar mucho arrancar, pero seguro se reactive más rápido otros sectores porque es probable el Estado invierta con fuerza en la obra pública, que mueve mucha mano de obra y se maneja con materiales nacionales”, concluyó.