Teatro El Refugio de Banfield: “Abrimos al 30% pero los gastos siguen siendo al 100%”

Tras la reapertura de las salas de cines y teatros en la Provincia de Buenos Aires con capacidad reducida al 30% de la capacidad, el director del Teatro El Refugio de Banfield, Daniel Bastías, consideró que el espacio seguirá existiendo “si el Estado quiere”, porque las ayudas que recibieron durante la pandemia les permitieron seguir adelante. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Bastías agradeció los subsidios recibidos por los tres estamentos del Estado, por lo que no se puede “enojar” con el Gobierno por la situación que están atravesando por la situación sanitaria, que si bien pueden abrir al 30% de la capacidad, “los gastos siguen siendo al 100%”. 

A esta altura del año normalmente estábamos ensayando para estrenar alguna obra en las vacaciones de invierno en las que teníamos mucho éxito; dos funciones por día, 200 personas por función”, recordó Bastías, quien destacó la capacidad de reinvención de los trabajadores y trabajadoras del teatro que le “ponen el pecho” a la realidad. 

El Refugio cerró unos días en agosto del año pasado, cuando el dueño les comunicó que ya no podía seguir manteniendo el espacio si no pagaban el alquiler. A partir de eso, el público se movilizó para difundir la situación en la que se encontraban y volvieron a recibir la ayuda del Municipio que se había detenido por la pandemia. 

En ese sentido, Bastías aseguró que el equipo de trabajo del teatro entiende la situación “tristísima” que estamos atravesando y confesó que no saben qué va a pasar porque se manejan con el día a día: “Si no tenemos para pagar el alquiler acumularemos más deuda; hoy estamos más endeudados que nunca”, informó. 

“Llegaremos hasta donde podamos”, lamentó Bastías y enfatizó en “el desgaste mental” que les generó sostener el espacio todo este tiempo, además de la incertidumbre diaria por la realidad sanitaria.

Cómo se sostuvieron durante la pandemia

La Nación reforzó la ayuda que brindaba a través del Instituto Nacional del Teatro y la Provincia les otorgó un subsidio para hacer reformas y adaptar el espacio a los protocolos sanitarios, como la construcción de dos ventanas en la sala para la ventilación cruzada, la compra de la cabina sanitizante. 

El director de El Refugio contó que durante la primera ola de coronavirus realizaban transmisiones online para juntar dinero a la gorra, además de recibir otras ayudas, y todo lo que juntaban lo repartían entre los trabajadores priorizando a quienes no tenían otro ingreso aparte del teatro: ayudando “a quien peor la pasa”. Como las personas que lo manejan son un grupo de amigos, no tuvieron que afrontar ningún despido pero se sostuvieron “como se pudo”, explicó. Hasta ahora, también brindaron espectáculos en la vereda pero la continuidad se ve afectada por las bajas temperaturas.