Suteba respaldó el aumento de la presencialidad porque contempla “las políticas de cuidado”

La secretaria general de SUTEBA Lanús, Liliana Rossi, explicó que la “presencialidad plena” que anunció el gobernador Axel Kicillof para la provincia de Buenos Aires es una “intensificación de la presencialidad”, pero aclaró que esta modificación está dentro del Plan Jurisdiccional que “comprende los pilares que componen las políticas de cuidado”. Se refirió también al avance de infraestructura en Lanús y el impulso por una nueva ley de financiamiento educativo.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Liliana Rossi expresó que ya llegó a las escuelas “la actualización del Plan Jurisdiccional” y que esta actualización tiene que ver con “una nueva situación epidemiológica donde hay un descenso de los índices de mortalidad y contagio, sumado al avance en la campaña de vacunación”.

Este nuevo formato se lo denomina “intensificación de la presencialidad” porque “no es una vuelta todos a clase pre pandemia y tampoco como se estableció en Ciudad de Buenos Aires”. La diferencia, según lo explicado por Rossi, está en que en provincia se sigue con el protocolo que “comprende los pilares que componen las políticas de cuidado”.

“Tenemos estos pilares que son indispensables como el uso de tapabocas, la ventilación adecuada que, ante un riesgo, tenemos medidores para controlarlo, y el máximo de distancia social. Este máximo de distancia social posible dentro del aula es con el aforo de una persona por metro cuadrado. Hay una reducción que antes era un metro y medio, ahora es un metro”, indicó.

También se tiene en cuenta el distanciamiento social de dos metros en los espacios comunes entre grupos, la vigilancia activa ante casos sospechosos con el consecuente aislamiento preventivo, ya sea de docentes o alumnos y la intensificación de la limpieza y desinfección de espacios físicos.

Rossi advirtió que estas medidas se van a contextualizar en cada una de las escuelas: “La realidad en la provincia de Buenos Aires será diversa -incluso en cada uno de los distritos-, en función de las condiciones edilicias y de la matrícula de cada curso. Puede haber diferencias porque hay escuelas que tienen aulas más grandes y con grupos no numerosos, por lo que podría haber una asistencia completa del grupo. En otras no porque no se puede garantizar el distanciamiento necesario en una pandemia que continúa”.

Lo que queda de acá en adelante es la “reorganización” de cada escuela en función de los nuevos parámetros. La titular de SUTEBA expresó: “Nosotros como organización sindical estamos planteando que se den estos tiempos para la reorganización de cada una de las instituciones y, a su vez, el tiempo para informar a las familias y llevar tranquilidad a las comunidades educativas”. 

Este planteo mencionado por Rossi está relacionado con la necesidad de que las instituciones puedan acomodarse a las modificaciones. “Hay grupos que esta semana están realizando la presencialidad y otros están en la virtualidad, eso hay que acomodarlo para que ocurra sin demasiados inconvenientes ni mensajes confusos”. 

Adentrándose en la situación de Lanús, marcó la diferencia que hubo desde el cambio de gobierno porque, a partir de eso, se pudo definir las urgencias en materia de infraestructura. En ese sentido, destacó que el Gobierno provincial haya lanzado un programa de emergencia educativa durante la pandemia para poner en condiciones las escuelas “porque sino iba a haber un montón de escuelas sin la posibilidad de presencialidad”.

“Llevamos alrededor de 40 escuelas arregladas, hubo fondos para sanitarios, gas, electricidad, para impermeabilizar, para mobiliario escolar que hace años que no llegaban. Estamos avanzando en la construcción de escuelas. Se va a hacer el jardín N°9 24 en Caraza y se va a hacer en la parte incendiada de la técnica N°7 con fondos nacionales”, agregó.

Destacó que ya se presentó un paquete de otras 40 escuelas más para arreglar y remarcó que desde SUTEBA están haciendo el seguimiento del circuito administrativo “porque son fondos provinciales que llegan al consejo escolar y ellos son en el distrito quienes se encargan de las licitaciones, de la puesta en marcha de las obras y la supervisión”.

Por otro lado, mencionó que desde el sindicato están impulsando una nueva ley de financiamiento educativo. Resaltó: “Creemos que ya el 6 por ciento en lo que fue la Ley de Financiamiento de 2005, producto de la lucha de la carpa blanca, ha quedado insuficiente y necesitamos ampliar esa inversión. Estamos proponiendo que se eleve al 8 por ciento”.

“Queremos que ese 8 por ciento vaya a lo que es el sistema educativo obligatorio. Eso nos permitiría avanzar más en las obras como en barrios donde es necesario que haya un jardín o que haya una escuela secundaria. Esperamos que se vote este año para que podamos seguir conquistando derechos y mejorar las condiciones de enseñar y de aprender”, concluyó.