Su bebé vivió menos de una hora y denuncia a seis médicos del Hospital Evita de Lanús

valentinYesica Manabella, una vecina de Lomas de Zamora, denunció meses atrás que en el Hospital Evita de Lanús, por estar de paro, la enviaron a su casa a pesar de estar por parir. En este contexto, Valentín – el niño que llegó al mundo el 7 de marzo pasado – nació en el hospital gracias a la insistencia de la madre junto con su pareja, Fernando Cabral, pero falleció horas después. Hoy, hay seis médicos que están involucrados en la causa, sospechados de  “homicidio culposo”, y se espera que los resultados de una nueva autopsia puedan generar avances en la causa.

Según relató Manabella, el día del nacimiento del pequeño se acercaron a la guardia tres veces, pero al estar de paro, le decían que vuelva a su hogar hasta que esté en condiciones de poder generar el parto. Ni siquiera las advertencias de la propia Yésica sobre que el parto no podía producirse después de la semana 40 por un problema de salud ni de manera natural por no tener dilatación (había sido madre tres veces antes, y ya conocía su cuerpo), fueron suficientes para generar una atención adecuada.

Según la historia clínica de aquel día, el bebé nació con una insuficiencia respiratoria aguda, neumotórax bilateral, y su muerte se desencadenó por síndrome de aspiración meconial. Luego de dos semanas pasados los hechos, la familia realizó la denuncia correspondiente por la muerte del pequeño, por lo que se realizó una autopsia. Según denunció la familia, la misma se hizo tarde. Pese a eso, se espera que en las próximas semanas se conozca el informe de la fiscalía sobre los estudios histopatológicos.  

En diálogo con Diarioconurbano.com Yésica Manabella lamentó que la justicia le dé “vueltas”, y apuntó contra el anterior fiscal de la causa, Ricardo Silvestrini: “no avanzaba en la causa”. En este sentido, criticó que la autopsia al cuerpo de su hijo fue realizada tres meses después de los hechos, cuando el cuerpo “ya estaba deteriorado”.  Hoy, la causa está en manos de la UFI 3 descentralizada de Lanús, a cargo de la fiscal Andrea Nicoletti. Si bien aún no se reunió con ella, para Yésica “ésta fiscal pidió más cosas que el anterior, como que declaren los médicos y la autopsia”.

Sobre esto último, Manabella agregó que se espera que el próximo 7 de diciembre se realice un nuevo análisis histopatológico “al fémur y a la piel”. En relación a la historia clínica que consta en la causa, Yésica relató que la misma es una que ella pudo sacar del hospital en aquel momento, ya que pese a contar con una orden para sumar la original, “no se la dan”. “La que yo saqué está incompleta, no está detallado qué le hicieron, cómo lo reanimaron, qué le dieron” aseguró.

En cuanto a la declaración de los seis médicos que están involucrados en la causa, Manabella criticó que “la fiscal los mandó a declarar tres veces y no se presentan”, y pidió que actúe la fuerza pública para que los médicos se presenten. Además, denunció que en los meses posteriores a denunciar lo sucedido, conoció a otra mujer de la región que en el mismo hospital y con los mismos médicos perdió a su hijo. “Están matando criaturas, siguen trabajando como si nada” sumó Yésica.

En paralelo, hay una demanda civil por la “violencia obstétrica” a la que Yésica fue sometida. En ésta, Yésica cuenta con un abogado amigo de la familia, y manifestó que se encuentra “encaminada”.

“Es una locura lo que están haciendo, están jugando con mi dolor, nadie hace nada” concluyó Yésica sobre el proceso judicial que ya lleva nueve meses sin respuestas, y si bien aseguró saber “que los tiempos son lentos”, no dudó en afirmar: “voy a pelear hasta lo último, me van a escuchar”.