Trabajadores del CREU de Lomas reclaman mejoras en las condiciones del lugar

Desde comienzo de año, los trabajadores del Centro de Recepción, Educación y Ubicación (CREU) de Lomas de Zamora, realizaron distintos reclamos para mejorar la situación del mismo, tanto de infraestructura como las condiciones de los trabajadores y los menores que se encuentran allí alojados. En un balance de fin de año, desde ATE Sur manifestaron que de las promesas del Estado, sólo se cumplieron la mitad, y aseguraron que renovarán la lucha en el 2018 “pensando que los compañeros trasladados tienen que volver a Lomas, y en las políticas de Estado del gobierno”. Hoy, el CREU alberga al menos a 60 jóvenes.

 

Alejandro Fernández, delegado gremial en el CREU de Lomas de Zamora, dialogó con Diarioconurbano.com y aseguró que junto con los demás trabajadores del CREU, empezaron a implementar un nuevo paradigma, donde se quiere implementar al joven como sujeto de derecho”. “Pusimos en la práctica todo lo que estaba en la teoría, empezamos a trabajar desde la contención, desde el diálogo, desde el no castigo, desde la conciencia” resaltó.

Además, recalcó que a partir de esta nueva posición, se comenzó a “reclamar todo lo que el Estado decía que hacía y no hacía verdaderamente, comenzando desde los recursos como colchones, ropa de muda para los pibes”. “Fue un período donde los trabajadores pudimos hacernos escuchar ante un gobierno pasado que no nos escuchó, que pudo ante muchos reclamos ir tapando baches, pero sin atacar lo estructural” sumó Fernández.

“Intentamos, desde la pedagogía de la presencia, llegar al joven, y mostrarle otro camino, que el Estado no le muestra, ya que las condiciones de habitabilidad son prácticamente de desidia” agregó en diálogo con el portal, y destacó las distintas marchas y reclamos que se realizaron en la ciudad de La Plata, para solicitar al gobierno los cambios necesarios en el Centro. “Tuvimos muchas promesas y se cumplieron menos de la mitad. De las más urgente encontramos un eco, pero de lo estructural no” sentenció.

Por otro lado, el secretario gremial de ATE Sur, Marcelo Brizuela, aseguró que “la capacitación de los trabajadores es adquirida cuerpo a cuerpo”, ya que “no se han bajado protocolos a los trabajadores de niñez”. Además, en lo que fue el 2017 al menos quince trabajadores de Lomas fueron trasladados o “muchos compañeros se van enfermando en estas condiciones”, por lo que no cuentan con los adultos necesarios para la cantidad de chicos que se encuentran en el CREU.  

En otra línea, indicó al portal que “se ha cerrado un módulo, con la finalidad de alguna manera acatar muchos años de exigencia del poder judicial, porque hubo muchos negociados que hoy continúan”.

Además, Brizuela denunció que “hay un proyecto de introducir el Servicio Penitenciario” en el CREU, ya que “el perfil del Estado es más inversión en política de control y vigilancia, y no de promoción de derechos”.

“Hay un agravamiento en cuanto a la cantidad y calidad de la comida, el tipo de ropa, acceso a la medicación. Hay un joven que tiene ataques de epilepsia y hace un mes que estamos pidiendo que lo trasladen a un ambiente más seguro y con acceso a un sistema de salud que no sea el municipal” lamentó Brizuela en cuento a las condiciones en las que hoy se encuentran los jóvenes del CREU, pero destacó la implementación de “talleres, apertura de escuela” a partir de “una lucha para que los jóvenes sean considerados sujetos de derecho”.