Seamos Uno llegará a 50 mil cajas de alimentos entregados en el sur del Conurbano

El proyecto organizado por un grupo de entidades públicas y privadas, instituciones, organizaciones sociales y el Estado completará una cuarta entrega de cajas de alimentos en la región para totalizar las 50 mil distribuidas en un contexto donde “se quintuplicó” la necesidad de asistencia.

La iniciativa, que recauda fondos para la compra de alimentos y productos de limpieza para ser distribuidos entre las personas del Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires que más lo necesiten, alcanzó a completar las 500 mil cajas entregadas, de las cuales 12 mil 500 serán distribuidas próximamente en la región para alcanzar a las 50 mil dadas desde abril.

Tras la actual fase de cuarentena obligatoria, la diócesis Lomas de Zamora de la Iglesia Católica, que se extiende por éste distrito, Almirante Brown, Esteban Echeverría, Ezeiza, Presidente Perón y San Vicente, recibirá una cuarta entrega de cajas para ser distribuidas entre aquellas familias que más lo necesitan y hayan quedado fuera de los distintos programas gubernamentales de ayuda.

“En los primeros 100 días ya se recolectaron 500 mil cajas de alimentos para todo el AMBA” sostuvo a la directora de Cáritas diocesana Lomas, Laura Recabarra, sobre la iniciativa que, explicó, “se suma a toda la batería de asistencia a las comunidades que se brinda desde el Estado”.

En dialogo con DiarioConurbano.com, Recabarra indicó que “en el inicio del aislamiento se triplicó la demanda de las familias que quedaron sin actividad y cobertura de planes sociales” respecto a enero pasado aunque informó que esa tendencia “ya venía en aumento” sin la pandemia.

En las últimas semanas de cuarentena ese número se incrementó con notoriedad, porque “el envío de raciones desde principios de año hasta ahora en julio se quintuplicó en los lugares recorridos que tienen asistencia alimentaria”, advirtió.

“Nos tocó visitar a varios matrimonios jóvenes con niños, ambos con trabajos en blanco en el AMBA, que llegaban con lo justo a fin de mes pagando incluso colegio privado y el alquiler, pero ahora se les derrumbó el ingreso y recibían la caja llorando de la vergüenza porque jamás habían tenido que pedir después de que alguien cercano nos haya avisado de ellos”, graficó la directora de Cáritas local.

Seamos Uno nació como una herramienta de asistencia durante la pandemia del COVID-19, está motorizada por un grupo de personas, entidades y organizaciones religiosas, sociales y empresarias, a la vez que se articula con los distintos niveles del Estado para conocer cuáles son los sectores más vulnerables, qué familias son las más necesitadas y obtener una guía nutricional y sanitaria para la confección de las cajas.

Mientras que el sector empresario ayuda en la colecta de fondos y provee personal para todas las etapas de recepción, compras, auditoría y distribución, las organizaciones del tercer sector (Cáritas, Banco de Alimentos, CIAS, Jesuitas, Iglesias Evangélicas y Amia) se encargan de determinar las zonas y puntos de distribución de las cajas de alimentos -como comedores de Cáritas y Banco de Alimentos, Parroquias, Templos e Iglesias evangélicas de cada localidad- para después ser entregadas por organizaciones locales.

Pese al gran volumen de lo recaudado, Recabarra afirmó que la ayuda “está lejos de ser suficiente” ya que todo el tiempo aparecen pedidos de “diferentes lugares a los que se les da una mano diciendo que no les alcanza, organizaciones que en 20 años no tuvieron problemas y hasta ahora se autoabastecían o espacios que también crecieron en número”.

“Estamos lejos de cubrir o de proyectar que en los barrios, incluso los que están más aislados y con menos contagios, tengan para cubrir lo básico”, admitió la directora de Cáritas Lomas.

Las cajas contienen productos seleccionados para cubrir cuanto menos las necesidades básicas de una familia tipo (dos adultos y dos niños en edad escolar) durante una semana con desde 56 raciones de comida. Sobre éstas, Recabarra subrayó que “no son para comedores u ollas populares” sino “para que lleguen cerradas a las familias”.

Su contenido es 4 kilos de arroz y/o fideos secos, 2 kilos de harina, 2 unidades de puré de tomate, dos latas de conservas, 1 kilo de lentejas secas o porotos, 3 litros de leche larga vida, 4 latas de picadillo, 2 latas de frutas, 2 jabones de tocador y un detergente de 300 cm3.

En ese sentido, Recabarra destacó que quienes reciben la ayuda “celebran el cuidado, el reconocimiento de la dignidad en la entrega de una caja y que los productos sean de primera calidad”, todo basado en “la idea de que no se comparta lo que uno mismo no consumiría”.

Quienes deseen sumar su aporte a través de www.seamosuno.com.ar o mediante alguna de las plataformas de bancos y tarjetas de crédito que acompañan el proyecto, las cuales están especificadas en la web.

Algunas personalidades como Emanuel Ginóbili, Gabriela Sabatini, Ricardo Darín, Diego Torres, Adolfo Cambiaso, Diego Schwartzman o Javier Mascherano se sumaron por medio de las Redes Sociales a #SeamosUno y convocaron a participar de “Encuentros Únicos”, una serie de charlas virtuales de las que se pueden ser parte donando al proyecto.