Rosita de Camarotti es vecina de Lomas Zamora e integrante de Madres de Plaza de Mayo, tiene 92 años y recibió la primera vacuna Sputnik V en el Hospital Gandulfo. Con ansias, espera la segunda dosis para lograr la inmunización y poder asistir a Plaza de Mayo.

Rosita vive en Villa Galicia. Se anotó en la página provincial Vacunate y paciente esperó su turno. “Estaba citada para las 13, fuimos un rato antes por las dudas y me atendieron, muy bien. Esta fue la primera dosis y no sentí ningún síntoma”, relató Rosita a DiarioConurbano.com.

“Fui muy bien atendida, mi ilusión era vacunarme y la otra es que podamos ir a Plaza de Mayo. Esa una de las ilusiones más grandes, poder ir a Plaza de Mayo”, manifestó la integrante de Madres que desde el inicio de la pandemia, hace más de un año, se vio en la obligación de no quedarse en su casa por ser parte del grupo de riesgo.

Además, este año tampoco habrá marcha por la Memoria, Verdad y Justicia para no exponer a las Madres y Abuelas y las personas que cada 24 de Marzo se movilizan a Plaza de Mayo.

“Se que para este 24 no vamos a poder ir, pero espero que sea pronto”, enfatizó Rosita que hace más de 40 años busca y reclama por su hijo Osvaldo Daniel Camarotti, y su nuera, Rosa Mastrángelo, quienes fueron detenidos durante la última dictadura militar y están desaparecidos.

Asimismo, Rosita remarcó: “Hebe quiere cuidarnos, se que se guía mucho por lo que dicen los médicos, pero también quiere cuidar a la gente joven que nos acompañan”. Además, la integrante de Madres destacó cómo se desenvuelve el plan de vacunación al considerar ue “va bien” la campaña en provincia de Buenos Aires y de forma “muy ordenada”.

“Que te puedo decir, la oposición van a criticar siempre, lo bueno lo van a criticar y lo malo también, pero estamos en una situación muy difícil”, aseveró la madre de Plaza de Mayo sobre la campaña de desinformación que montó Juntos por el Cambio contra la vacunación.

Por la pandemia, este 2021 no habrá convocatoria a Plaza de Mayo desde los organismos de derechos humanos. Al respecto, Rosita instó a que ese día “haya charlas, se haga memoria y se comunique todo lo que se pueda comunicar” sobre lo que pasó en la última dictadura cívico, eclesiástica y militar.