Los salones de fiestas son uno de los sectores más golpeados desde el inicio de la cuarentena y sin embargo intentan sobrevivir mientras piden ayuda a los distintos niveles del estado. Mientras en el Conurbano sur sostienen que la situación es “desesperante” este viernes comerciantes del sector marcharán al Congreso de la Nación con la exigencia de un plan de salvataje económico.

“Acompañamos, entendemos y respetamos el aislamiento, pero necesitamos una Ley de Emergencia Económica para poder seguir ahí cuando seamos los últimos en abrir”, argumentan desde la agrupación que representa a los responsables de estos espacios, Salones y Multiespacios Argentinos (SYMA), la cual fue creada durante la pandemia para defender los intereses de los “saloneros”.

En el mismo sentido, Víctor Da Luz de “Tívoli Fest”, salón infantil de Belgrano 1093, Banfield, y Rita Bertadyn, propietaria de “El Castillo”, ubicado en Sayos y Plau de Lanús Oeste; hicieron hincapié en la necesidad de una consideración para el sector.

“Es una locura y muy triste toda esta situación. Somos de los más perjudicados, no tenemos fecha de solución y seguro seamos de los últimos en habilitar”, lamentó Víctor Da Luz, quien hace seis años alquila el local donde funcionó el boliche Tívoli y lo convirtió en uno de los salones de fiestas infantiles más completos de la región.

“Entendemos que los salones son un foco de contagio, por eso solo pedimos una ayuda o condonación de impuestos porque si no abrimos no los podemos pagar”, explicó a DiarioConurbano.com a pesar de los créditos a tasa cero otorgados por el Gobierno Nacional.

Asimismo reconoció que desde el municipio de Lomas de Zamora se condonó los meses de abril, mayo y junio de las tasas de Seguridad e Higiene, pero reveló que no fue así para los meses subsiguientes y tampoco para la Tasa de Servicios Generales.

“Las autoridades deberían rever esto y para las actividades que todavía no comenzaron deberían darles una prórroga para devolver los créditos porque la idea es pagarlos, no ser morosos, y que no se paguen impuestos hasta que volvamos a trabajar”

Y consideró que “si el Estado fue mi socio durante las épocas de ganancias donde les pagaba casi el 50 por ciento de lo que generaba, ahora también debería ser socio en estas contingencias”.

En cuanto al alquiler, consignó que “gracias a los dueños, que dieron una mano cobrando muy poco de alquiler, se puede mantener en pie esto” pero también “llegan las facturas de gas y electricidad como si estuvieras trabajando cuando está todo cerrado y los medidores ni se movieron”.

“Cuando llego a Tívoli abro la puerta y abajo está todo lleno de papeles de deudas y más deudas y uno ni siquiera puede generar. Tengo una montaña de deudas y estoy a la espera de que algún día me dejen volver a trabajar para poder pagarlas”, lamentó Da Luz.

En el mismo sentido, Rita Bertadyn de “El Castillo” aseguró que “se la está pasando muy mal” porque ante un inicio de 2020 con buenas expectativas tras la temporada baja “se cortó todo” y además debieron encontrar alternativas por fuera del salón ante la falta de ayuda.

“Nos mató a todos. Tuvimos que reinventarnos porque no nos entra un peso y tampoco tenemos ayuda del municipio de Lanús”

En esa línea, Bertadyn indicó a DiarioConurbano.com que, al igual que a Da Luz y a otros tantos saloneros, “el municipio cobra igual los impuestos y no recibimos ninguna ayuda”, al tiempo que reveló trabas para la utilización momentánea del local que posee bajo otra actividad.

“Exígen que pagues, pero no te ayudan en nada para que vos puedas pagar y lo único que queremos todos es trabajar” porque “ni siquiera tuvimos una quita de impuestos”, criticó y remarcó que “solo nos ayudamos entre nosotros con una mano que nos damos para pagar menos de alquiler por ejemplo, no hay nada desde la política a pesar de que nos habían dicho de que no íbamos a pagar nada durante éste tiempo”.

“Estamos todos muy mal y angustiados, porque se dice mucho pero no se hace nada. No somos escuchados más allá de las protestas que hubo frente a la municipalidad. Alguna medida van a tener que tomar porque si no vamos a desaparecer”, expresó Bertadyn.

Consultados por la viabilidad de una apertura al 50 por ciento de sus capacidades o solo en los espacios al aire libre para respetar el distanciamiento y con la aplicación de protocolos rigurosos, ambos coincidieron que podría no ser suficiente para cubrir los gastos en que incurrirían.

“Es factible pero no sé si esas medidas a tomar podrían aplicarse al contexto, ya sea por el costo económico como por la complejidad de su implementación y operatividad”, consideró Da Luz.

El salón “El Castillo” vacío

Por su parte, Bertadyn analizó que “no serviría” porque “sería mucho gasto para tener en pie el salón en esa condición” además de que “si reabrís nadie va a querer ir por miedo a los contagios y algunos de los mayores como los abuelos estarían en mucho riesgo”.

En medio de este escenario, SYMA convocó a una movilización este viernes 2 a las 12 en la Plaza del Congreso, sobre avenida Entre Ríos, bajo las etiquetas #LeydeEmergenciaYa y #SalonesEnQuiebra en Redes Sociales.

La convocatoria, a la cual pidieron en la agrupación que se realice con distancia social, barbijos, globos y disfraces, tiene como objetivo reclamar una ley de emergencia que brinde apoyo económico al sector, así como también precisiones sobre el futuro de la actividad.

Es que desde el autoconvocado grupo de saloneros indicaron que desde el inicio de la pandemia la mitad debió cerrar sus puertas de manera definitiva por no poder afrontar los gastos, lo que afecta a 36 subrubros que viven de forma directa de los eventos, perjudicando a casi 300 mil familias.

Sin embargo, durante este jueves en la Ciudad Autónoma se habilitó al sector para brindar servicio de gastronomía durante el aislamiento. Si bien es con carácter de excepcionalidad, la autorización de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) les permitirá operar como desarrolladores de actividades gastronómicas sin permanencia de público para, al menos, propiciar un ingreso.

En el Conurbano sur aún no hay habilitaciones y los proyectos, como las propuestas presentadas por Cambiemos en la última sesión de Concejo Deliberante en Lomas de Zamora, todavía no tienen un horizonte cercano para su aprobación “ni si quiera por lo bajo”.