Robos en el Defensores de Glew: “Nos tiraron abajo todo en 48 horas”

El club Defensores de Glew sufrió dos robos y vandalización del quincho de su predio donde se encuentran las canchas de rugby y fútbol 11. “Nos tiraron abajo todo lo que hicimos en 48 horas”, lamentó Nahuel Rozas, presidente de la subcomisión de rugby de la institución.

El jueves 2 y viernes 3  de julio la entidad vivió días de desconcierto en el predio ubicado en Patagones y Fausto, en el barrio Parque Roma, ya que delincuentes forzaron las protecciones de las ventanas y les sustrajeron elementos de trabajo utilizados en el lugar y para los entrenamientos de las distintas actividades junto con un freezer. Solo se salvaron pocos objetos, entre ellos un horno industrial que llegó a ser preparado para su extracción.

Además del robo de pelotas, pesas, sillas, chapas, una escalera, una amoladora y demás elementos para las prácticas y herramientas de mano, fueron destrozadas ventanas, rejas, las jaulas que por protección instalaron para intentar proteger los bienes del club y candados.

Si bien admitieron desde el club que “por año hay 5 o 6 intentos de robo” en el lugar, en esta oportunidad el episodio adquirió mayor dimensión por las dificultades que la pandemia establece para movilizarse hasta allí y volver a acondicionar todo, incluso la imposibilidad de volver a adquirir lo robado en un contexto de profunda caída en el aporte de los socios.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Nahuel Rozas aseguró que con el robo los delincuentes “tiraron abajo todo lo que hicimos en 48 horas” en una institución que nuclea a más de mil deportistas.

“Es muy fea la situación, porque cada paso que se da es un esfuerzo tremendo y que pasen estas cosas te deprime, más allá de lo económico”, confesó el también protesorero.

Según contó Rozas, el primer episodio se dio cuando ingresaron al predio deportivo donde por la pandemia solo los serenos circulan y “forzaron la ventana de un lateral del quincho que no se ve desde la calle para hacer todo con tranquilidad”, pero en el segundo hubo un trabajo mucho más elaborado para ingresar.

“La primera noche hicieron un desastre terrible. Rompieron candados, jaulas, todo. Cuando nos enteramos fuimos, tapiamos todo y nos llevamos todo lo que pudimos a nuestras casas, pero al otro día entraron otra vez. Como tuvieron tiempo, socavaron el ladrillo de debajo de los chapones que tapan las ventanas para aflojar sus trabas, que estaban atornilladas, y entraron para llevarse el frízer que estaba dentro de una jaula y lo que no pudimos sacar, además de que casi se llevan la cocina industrial que estaba ahí”, relató.

Si bien a ésta altura en el lugar “ya no queda nada para llevarse” y reforzaron la seguridad, el panorama es desolador: “Nos mataron con todo esto”, lamentó el dirigente de rugby del Defensores de Glew.

Una de las jaulas destruidas durante el robo

En ese sentido, Rozas indicó que “hay una merma terrible en la cuota social mayor al 50 por ciento” y mientras tanto “hay que seguir pagando a los profes, a los empleados del club y las facturas”, por eso organizan distintas actividades para sustentar esos costos y el deseo de recuperar lo robado se volvió difícil.

“Para nuestro cumpleaños 100, el 25 de mayo hicimos una ‘pollada’ en la que cocinamos y vendimos 170 pollos para poder pagar los gastos de junio. Ahora, el 9 de julio vino el locro con la idea de recaudar para afrontar lo de este mes. Cada fecha patria vamos haciendo alguna comida mientras tanto hay rifas y bingos virtuales. La recaudación del club está dándose por esos medios porque los ingresos por cuotas sociales o arancel de actividades son casi nulos”, sostuvo.

La centenaria institución, que cumplió sus primeros 100 años el 24 de mayo pasado, cuenta con la práctica de actividades de alta competencia como en el rugby de la URBA, fútbol en AFA Federal y hockey de la AHBA. En su sede social, ubicada en Sarmiento 45 de Glew, se realiza básquet, futsal, hándbol, natación, taekwondo y karate, entre otras disciplinas deportivas.

Además cuenta con un perfil social importante dentro de Glew, ya que en tiempos de pandemia sus integrantes realizan trabajos de contención y asistencia para los vecinos a través de “Defe Solidario”, iniciativa por la cual recepcionan alimentos no perecederos para luego distribuirlos entre aquellos que lo necesiten.

Quienes deseen colaborar pueden hacerlo por medio de las Redes Sociales de “Fundación Defe Solidario” en Facebook e Instagram o en la sede social del club.