Revelan que 1024 personas están en situación de calle en Lomas y Lanús

El informe preliminar de un censo realizado por asociaciones civiles, organizaciones sociales, profesionales de Trabajo Social y otras entidades arrojó que 1024 personas de Lomas de Zamora y Lanús se encuentran en situación de calle. El 46,5 por ciento son niños y niñas, el 25% de los adultos poseen alguna discapacidad y 11 mujeres están embarazadas.

El relevamiento de datos presentado en la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) arrojó luz sobre una de las problemáticas transversales por la que atraviesan una buena parte de lomenses y lanusenses como la falta de un techo para vivir y la búsqueda de un sustento con tareas enmarcadas en la economía popular.

En este, se indicó que de las 1024 personas en situación de calle en ambos distritos 547 (53,5%) son adultos y 477 (46,5%) son menores de 10 años. Dentro de los mayores de edad, el 66 por ciento (363) son varones, el 33% mujeres (182) y menos del 1 por ciento (2 personas) se autoperciben con otra identidad de género.

A su vez, 289 adultos dijeron tener menores a su cuidado, sean o no sus propios hijos, aunque uno de los datos más impactantes es que se registraron 11 mujeres embarazadas. Todos estos datos “permite intuir que, el número de niños en situación de calle puede ser aún mayor”, estimaron desde el colectivo de trabajo.

Sin embargo, estos resultados no están aislados del contexto económico general del país. Es que los investigadores revelaron que en los últimos tres años hubo un 52% de personas que pasaron estar en situación de calle, el 27 por ciento solo desde el último año.

“Esta situación solo se explica a partir de la implementación y profundización de las políticas del modelo socioeconómico neoliberal”, explicaron al respecto.

En esa línea, revelaron que la única pregunta de respuesta múltiple fue la relacionada con lo que cada individuo estima que necesita para salir de su situación. Pese a que fueron englobadas en cinco categorías (“laborales”, “habitacionales y de ingresos”, “vinculares”, “adiccionales” y “otros”), las que más se repitieron (en 355 de los casos) fueron “contar con un trabajo” o “tener un mejor trabajo”, ambas englobadas en el primer apartado.

El proyecto, del que participaron 150 encuestadores en Lomas de Zamora y 100 en Lanús, tuvo la presentación de su informe preliminar en el marco de “Lanús Debate”, el proyecto de cooperación perteneciente a la carrera de Trabajo Social del Departamento de Salud Comunitaria de la UNLa. Se estima que durante 2020 se dé a conocer el informe final con información detallada.

El censo y el informe fueron realizados por voluntarios nucleados en Asociación Civil No Seas Pavote, las organizaciones Bondi Sur, De Raíz, Sopa de Letras y Red Puentes (MP La Dignidad), el Colegio de Trabajadores Sociales, Espacio profesional Celeste y Blanca, la Comunidad Duchas, perteneciente a Caritas Lomas de Zamora; Lanús Debate (UNLa), la posta sanitaria del municipio de Lomas de Zamora y Proyecto Mas, agrupaciones e instituciones que también impulsaron la propuesta.

Según las organizaciones, el objetivo del mismo es dimensionar la problemática en los municipios de Lanús y de Lomas de Zamora, determinar el acceso a los derechos sociales como salud o educación de la población de estos distritos e identificar cuáles son los que se encuentran vulnerados para así intentar revertir la situación.

A la hora de los datos duros, uno de los puntos donde se hizo mayor foco fue en la salud, ya que el 49% aseguró presentar problemas de alguna índole, con mayor predominancia en factores cardíacos y diabetes. A la hora de tratamientos, el 78 por ciento dijo acudir a hospitales públicos.

A su vez, también sin distinción de sexos, el 25 por ciento indicó tener alguna discapacidad y el el 65% afirmó que no cuenta con Certificado Único de Discapacidad (no están registradas como tal).

Dentro del mismo apartado, desde las organizaciones informaron que el 26 por ciento de los encuestados les admitió que están inmersos en problemas de consumo  de sustancias tóxicas.

En materia económica, el 62% manifestó poseer algún tipo de trabajo, de los cuales el 84 por ciento está incluido en alguna labor relacionada con la economía popular como la venta ambulante, changas o cartoneo, entre otros; el 9 por ciento está en relación de dependencia pero de manera informal, otro 5 por ciento reveló ser cuentapropista y apenas el 2 por cien está inserto en la economía formal.

También, dentro del universo encuestado 237 (44%) personas dijeron contar con algún tipo de ingresos por derechos sociales como jubilación, pensión o AUH, entre otras; mientras que el 56 por ciento indicó que no accede a ningún beneficio estatal, ya sea porque lo está tramitando (19%), no sabe cómo hacerlo (33%) o no aplica (57%).

Otro de los objetivos del censo es pedir la aplicación de la Ley 13956, “Programa de Asistencia Integral para Personas en Situación de Calle”, la cual fue aprobada el 23 de diciembre de 2008 por las cámaras de Senadores y Diputados de la provincia de Buenos Aires; ya que la misma nunca se puso en marcha pese a su reglamentación en 2011.

Para darle un marco normativo al censo, se utilizó lo establecido en el artículo 2 de la Ley 13956 para establecer cuándo se considera que una persona está en situación de calle.

El mismo indica que “serán consideradas personas en situación de calle, aquéllas que carecen de residencia, pernoctando diariamente a la intemperie y/o que se encuentran en una situación socio-familiar vulnerable, sin ingresos, ni trabajo y, en situación de exclusión social”.

En cuanto a la metodología, la encuesta fue anónima y para evitar que se duplique información ante la posible migración de los encuestados de un distrito al otro o confusiones al relevar datos en zonas linderas entre ambos, se elaboró un código de identificación conformado por las dos primeras letras del nombre, las dos primeras letras del apellido y el año de nacimiento.

Asimismo, los representantes de las organizaciones informaron que ante la imposibilidad de recorrer de día y de noche como se hizo en la mayoría de las zonas, ya sea por falta de conocimiento del territorio o movilidad para ingresar; el Barrio Obrero de Lomas de Zamora quedó sin relevar. En tanto que una porción cercana al Puente Olímpico Ribera Sur de Valentín Alsina, Lanús, fue visitado en días desfazados. Asimismo, esto no redunda en cambios significativos para los guarismos gracias al código de identificación establecido.

Sobre esto, también resaltaron el alto nivel de participación de los encuestados que alcanzó el 80% a diferencia de otras experiencias como en Mar del Plata donde la tasa de respuesta ante los abordajes fue sustancialmente menor.

Por último, además de resaltar la falta de eco en el ámbito político local pese a las presentaciones realizadas en ambos distritos; señalaron que es necesario constituir una mesa de trabajo permanente, con la participación de las autoridades municipales competentes, las organizaciones participantes del relevamiento, y las personas afectadas por esta problemática para intentar revertirla.