Reclamo de feriantes de Olimpo: “Son 4000 familias que se quedaron sin trabajo”

Un centenar de feriantes cortaron Puente La Noria para reclamar que los dejen trabajar y puedan reabrir sus puestos que están cerrados desde hace varios meses. Además, exigieron una pronta respuesta de parte de las dos intendencias de Lomas de Zamora y Esteban Echeverría.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Gabriel Stimoli, uno de los feriantes que estuvo en el corte cuestionó que “no hubo una respuesta concreta” a su reclamo por parte de los intendentes Martín Insaurralde y Fernando Gray. Ante eso, aseveró que “la lucha va a continuar”.

La situación comenzó cuando fue decretada la fase 2 en provincia por el número de casos de COVID-19. En ese momento, todas las ferias cerraron. Pero con la apertura, la única que quedó cerrada fue la Feria de Olimpo porque cuando se hicieron presentes los recibió “la fuerza policial con represión, sin dar explicación alguna”. Allí, empezaron a juntar firmas y a reunirse entre todos los puesteros para buscar una salida porque “son 4000 familias que se quedaron sin trabajo sin una explicación coherente”.

Hubo un corte anterior, también en Puente La Noria, donde concurrieron solo los feriantes de Olimpo. Con la presencia de los medios y “el trato excelente” de la policía federal, los trabajadores consiguieron una entrevista al día siguiente en el Ministerio de Desarrollo Social en La Plata. Stimoli describió: “Fuimos escuchados, cada uno desde su lugar expresó su pesar. Volvimos contentos ese día porque nos iban a dar una respuesta, pero no nos contestaron más”.

La semana pasada Gabriel decidió elevar un petitorio al presidente Alberto Fernández y en Casa Rosada derivaron la carta a provincia. Hace dos días recibieron una llamada sobre el tema: “La carta si llegó pero no al gobernador, sino a una oficina que se encarga de regularizar los municipios de la provincia. Me dijeron que no podían hacer mucho, pero que intentarían dialogar con los intendentes para resolverlo”.

Esta vez, los acompañaron varias organizaciones sociales como el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) o la Izquierda Socialista y estuvieron cortando desde las 10 de la mañana. El pedido es claro: “Queremos trabajar”.

En ese sentido, el feriante reconoció que están dispuestos a negociar y remarcó: “Siempre somos los malos. Pero nosotros estamos dispuestos a ser monotributistas, a pagar el espacio público que ocupamos, a colaborar con baños químicos para nosotros y nuestros clientes. Estamos dispuestos a trabajar con las municipalidades para que la feria mejore.”

La no respuesta por parte de los municipios conlleva a la incertidumbre y enojo de los trabajadores que, como Gabriel, exigen “poder volver a trabajar”. Stimoli sentenció “no puede ser que el Estado esté ausente así” y detalló: “es una feria que tiene más de 35 años y son 4000 puestos que están vacíos y 4000 historias distintas. Aunque sea que nos den un galpón, pero no nos dejen así a la deriva”.

Por Agustina Sturla