Por segunda vez, profesores y dueños de gimnasios de Lomas de Zamora se movilizaron hacia Plaza Grigera para reclamar que permitan abrir los establecimientos ya que es su fuente de trabajo. Desde hace dos semanas volvieron a cerrar por las medidas implementadas pero según la Cámara de Gimnasios, el riesgo de contagio es de 0.06% en los gimnasios.  

En diálogo con DiarioConurbano.com, Rodrigo Atlas, profesor del gimnasio Rhino en Banfield, manifestó: “Reclamamos que nos dejen trabajar porque lo necesitamos. En estas dos semanas no pasó nada como para que nos den una respuesta, seguimos igual”.

Los profesores y dueños de gimnasios exigieron frente al Municipio de Lomas de Zamora que los establecimientos se mantengan abiertos ante el crecimiento de casos y la implementación de medidas de cuidado. Consideran que los protocolos armados son seguros y que de cerrarse una vez más el rubro, se fundirán.  

“Nos hicimos presentes, fue un reclamo para visibilizarse porque no tuvimos respuestas, no pudimos hablar con nadie y la verdad que esperamos que nos dejen laburar y que las restricciones no afecten nuestro trabajo”, aseveró. 

El protocolo que utilizan en los gimnasios fue elaborado por la Cámara de Gimnasios e infectólogos. Se estima que los espacios deben airearse, las personas que acuden deben usar de manera obligatoria el barbijo y pueden usar un 65% de la capacidad del lugar.

Además de cumplir con el protocolo, Rodrigó explicó que particularmente en su gimnasio se manejan con un sistema de llavero magnético que figura el horario de entrada y salida, lo que permite formar burbujas de aislamiento en el caso de necesitarlo, según el horario. 

“Esperamos que a partir del viernes nos dejen laburar si cambian las restricciones. Hace dos semanas cerramos y estuvimos muchos meses el año pasado cerrados. Es fundamental abrir para no hundirnos”, alertó.

En este sentido, los manifestantes destacaron que de no obtener una habilitación, continuarán con las concentraciones. Según lo relatado, en Lomas de Zamora hay alrededor de 50 gimnasios que están cerrados y que apoyan el reclamo.