Por la cantidad de casos de coronavirus, evalúan prolongar los operativos en La Cava de Fiorito

La situación en La Cava de Fiorito es compleja, como todo asentamiento y barrio popular, y el Municipio de Lomas intenta contener y aplacar la curva de contagios. Desde el lunes pasado que se encuentra el operativo Detectar en el lugar como así también personal municipal de la Secretaría de Salud y Desarrollo Social. Ante la cantidad de casos confirmados hasta ahora y la posibilidad de que haya un aumento, el Ejecutivo local continuará el trabajo hasta que la situación esté controlada.

Hasta el momento se confirmaron 33 casos positivos de coronavirus sobre 86 test que se realizaron, informaron fuentes municipales a DiarioConrubano.com. Esta semana se realizó una veintena de test que esperan los resultados para las próximas horas. El temor de que los contagios se propaguen, hace que el Municipio evalúe extender los operativos en el barrio hasta

Según adelantaron fuentes consultadas por este medio, los operativos continuarán hasta que baje el nivel de contagio. “Se va ir redefiniendo, se va ir viendo día a día cómo evoluciona la situación y se quedarán los operativos hasta que se aplane la curva”, planteó uno de los responsables de los operativos que tienen lugar en el barrio.

La Cava de Fiorito tiene más de 10 mil habitantes. Es un asentamiento que está hace más de 50 años y padece la falta de políticas públicas de todo barrio popular: falta de presión de agua, falta de asfalto, de cloacas y de infraestructura. Por las dimensiones del lugar y por la cantidad de pasillos, el personal que trabaja en la zona tuvo ciertas dificultades de logística para cumplir con la asistencia alimentaria, lo cual, fue resuelto, según confirmaron desde el Municipio.

No obstante, los vecinos reclaman mayor asistencia alimentaria y sanitaria. Además, señalaron que hay miedo de trasladarse a los centros de aislamiento por los robos que hay en el barrio. “Hay temor de dejar las casas porque roban mucho acá. Con mi familia estamos bien, pero hay familias que no tienen ni para comer”, relató Sandra, vecina del barrio a este medio.

“No hay control. La gente no quiere abandonar sus casa porque te vas y cuando volvés no encontras nada, te roban a toda hora. La gente que le da positivo no se quiere ir. Si a mí me llega a tocar, prefiero quedarme 15 días encerrada en mi casa que irme, la mayoría piensa así”, aseguró al mujer.

En esa línea, una histórica referente del barrio explicó que “en una familia donde hay un montón de chicos, no te podes quedar en tu casa”, y apuntó que en el barrio “no solo es que hay casos de coronavirus, no hay presión de agua y está el dengue”.

Fuentes consultadas que se encuentran en el día a día en el operativo, admitieron que existe cierta preocupación de los vecinos por dejar sus casas, pero de los 33 casos positivos más de 20 fueron trasladados a los centros de aislamiento. Además, admitieron que “se temía una situación así” ya que se conoce las complejidades y problemáticas del barrio.

“Las personas que no quieren irse es porque hay mucho miedo a ser discriminado por tener coronavirus, es una situación que está pasando en todos los barrios, también algunos no quieren irse por el tema de los robos, pero muchos fueron aislados”, graficó uno de los trabajadores del operativo. Además, explicó que se evalúa caso por caso: “Se evalúa si una persona tiene síntomas o no, si es asintomático y si tiene un espacio en condiciones para cumplir el aislamiento”.

Desde el Municipio, además, detacaron que “se llegó rápido” a atender la situación ya que al día siguiente del primer caso, el operativo se encontraba en el barrio. La alarma se encendió con una persona que murió de coronavirus, un hombre que tenía 10 hijos con familia. “Se identificaron 50 personas de contacto estrecho a esa persona que murió, era probable que pasar un nivel de contagio fuerte. Los vecinos fueron a saludar a las familias por la pérdida, y también fueron casos estrechos”, explicó otra fuente consultada.

Por otra parte, en diálogo con DiarioConurbano.com, el concejal Álvaro Llambi valoró que “el operativo se está realizando casa por casa, se está buscando a quienes tengan síntomas, se está trabajando bien con referentes del barrio, con el padre Leo, con las organizaciones sociales” y aclaró que “se trata de un barrio complejo”.

“Primero se barrió todo el barrio con el programa Detectar, ahora se está focalizando la zona de contagios. La articulación viene bien, no hay un trabajo conflictivo ni agresivo. Se está trabajando bien”, concluyó.